Google quiere el premio nobel de economía

Abraham Maslow fue un psicólogo estadounidense que a en la década de los cincuenta del siglo pasado desarrolló “La pirámide de las necesidades”, que plantea una jerarquía de las necesidades humanas, en la que la satisfacción de las más básicas o subordinadas da lugar a la generación sucesiva de necesidades más altas o superordinadas. Las no satisfechas generan una alteración en la conducta, siendo las básicas las únicas necesidades que nacen con el individuo , es decir, las fisiológicas y las demás nos las impone el medio en que nos desarrollamos.

Ahora Google impulsa “La regla de Varian” como el gran descubrimiento para el futuro del consumo de masas, aprovechando que su economista principal Hal Varian, apuesta por observar lo que tienen los ricos hoy y que la tecnología posibilita abaratar productos y servicios inicialmente caros. Propone observar a los ricos, lo que comen, cómo se divierten, lo que compran, etc. Y Varian dijo: “Para predecir el futuro, solo hace falta fijarse en lo que los ricos ya tienen y asumir que las clases medias lo tendrán en diez años, y los pobres, en otra década más”, y de paso señala que es Profesor en la Universidad de California.

La regla indica que es fácil de observar la evolución de productos como los teléfonos móviles inteligentes o el ascenso de Uber. También lo fue el desarrollo de la radio, la televisión, los lavavajillas, el DVD o la pantalla plana. Varian argumenta que la innovación tecnológica posibilita el abaratamiento de bienes y servicios inicialmente caracterizados por su exclusividad y alto precio, con lo que su difusión masiva es solo cuestión de tiempo. En otros términos, algún día los pobres accederán a los bienes que los ricos tienen hoy.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.