domingo, agosto 7, 2022
InicioVeracruzBoca-VerVolovanero en Veracruz sobrevive con 60 pesos diarios en cuarentena

Volovanero en Veracruz sobrevive con 60 pesos diarios en cuarentena

Volovanero en Veracruz sobrevive con 60 pesos diarios en cuarentena, pues hay días en que de 50 volovanes que trae en la canasta, solo logra vender 30 piezas y se le quedan 20.

Pese a la Fase 3 del covid-19, la gente ya regresó a las calles, sin respetar el confinamiento en casa, sin embargo un gran porcentaje no tiene dinero, ni para comprar un volován.

Volovanero en Veracruz vende de 50 volovanes sólo 30 piezas

Y las personas que sí están interesadas en adquirir este crujiente bocadillo, quizás para desayunar o comer, hasta regatean su precio, argumentando que 14 pesos por una pieza es un precio muy elevado.

“Está muy caro, bájale el precio, no soy turista, soy jarocho”, es la frase con la que tiene que lidiar el señor José, de oficio volovanero desde hace 20 años.

Lo cierto es que desde hace un mes y medio, cuando inicio la emergencia sanitaria en México, Don José y su familia, está viviendo con 60 pesos diarios.

“Yo no hago los volovanes, los compro en una panadería y tengo que pagarle a la dueña las piezas, incluso las que se me quedan, además tengo que invertir en bolsas de papel y servilletas, mi permiso para poder vender en la calle, y solo me resta entre 50 y 60 pesos, para la casa, quién vive con 60 pesos, pues yo lo tengo que hacer”, comentó.

Te puede interesar:

Desaparecen insumos para enfermeros del Hospital de Boca del Río enviados por SESVER

Bodega de piñatas se incendia en la colonia Antillas

El sabor de sus volovanes se distingue entre la competencia, porque están elaborados en leña y los hay de pollo, jamón con queso, piña, atún y hawaianos.

La realidad es que hay días en que de 50 volovanes que trae en la canasta, solo logra vender 30 piezas y se le quedan 20.

Volovanero en Veracruz vende de 50 volovanes sólo 30 piezas

“Ando sufriendo como muchos otros compañeros, que no venden nada y se les queda el producto, que ya no se puede vender porque un volován ecalentado, enseguida se nota”, comentó.

Pese a todo, Don José Medel Tecalco, es optimista y todos los días se levanta con muchas ganas de salir adelante y aguantar una jornada de 7:00 de la mañana a una de la tarde, caminando y ofreciendo sus volovanes.

Sonríe y se consuela diciendo que “esto no es personal, la vida es buena, nos está dando una lección a todos, cada quién que aprenda la suya”.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

Ultimas noticias