fbpx
lunes, noviembre 30, 2020

Veracruz: Respeto velado para la comunidad LGBT+

Marchan contra Grupo MAS y la CAB; toman el ayuntamiento

Por calles del centro histórico de la ciudad marcharon integrantes de la Movimiento Civil Independiente (MOCI) y tomaron de manera simbólica las instalaciones del ayuntamiento porteño.

Se derrumba edificio en el centro histórico de Veracruz

Un edificio ubicado en la zona del centro histórico de esta ciudad se derrumbó al parecer por las pésimas condiciones en las que se encontraba.

Iglesia pide no hacer justicia por mano propia contra ladrones

La iglesia católica exhortó a la ciudadanía veracruzana a no hacer justicia por mano propia; esto luego de la detección de ladrones en diferentes...

Payasos urbanos reportan lenta la reactivación de sus actividades en fiestas

Pese a que los salones de fiesta están reactivando sus actividades tras la pandemia del COVID-19, su capacidad del 30 a 50% no ha...

Pescadores resguardan lanchas por ingreso de viento de 110 km/h

El ingreso del frente frío número 17 traerá rachas violentas de hasta 110 km/h, según el pronóstico emitido por las autoridades estatales. Debido a...
  • La entidad ocupa el tercer lugar en crímenes de odio contra mujeres trans
  • Homosexuales y transexuales aprenden a viví soportando burlas
  • Miembros de la comunidad acusan un “respeto hipócrita” por parte de la sociedad

Christian Valera Rebolledo 

Si bien Veracruz es considerado a nivel nacional como uno de los estados con mayor apertura hacia la comunidad LGBT -junto con Jalisco y Ciudad de México-, desde dentro la realidad es otra y día a día se trabaja para erradicar la ignorancia, los prejuicios y la intolerancia.

Lo anterior queda expuesto por la activista veracruzana, Jazz Bustamante Hernández, quien tras participar en una campaña con motivo del Día Internacional Contra la Homofobia y Transfobia fue amenazada múltiples veces en redes sociales y finalmente asaltada y golpeada en su hogar por un sujeto desconocido; la carpeta del caso aún sigue abierta.

Y es que a la sociedad veracruzana aún le queda mucho camino por recorrer. Vergonzosamente el estado de Veracruz ocupa el tercer lugar a nivel nacional de asesinatos crueles en contra de mujeres transexuales con al menos 20 crímenes en lo que va del 2018.

Jazz Bustamante, integrante de Incidencia Política Nacional en la Coalición Mexicana LGBT y del Frente Feminista Nacional. / Foto: Archivo

Recordó que el caso más reciente fue el de Johana Hernández quien radicaba en la ciudad de Xalapa, y tras ser secuestrada el pasado 20 de septiembre, unos estudiantes hallaron su cuerpo en un barranco de más de 35 metros en la ciudad de Banderilla, mismo que presentaba rasgos de tortura.

Sobre los crímenes, aseguró que el tema es “lamentable, muy lamentable porque en cuestión a cifras, bajaron un 15 por ciento o un 10 por ciento, pero en cuestión de impunidad, subió más del 50 por ciento, por lo que es como que muy complicado, muy triste que la alternancia simplemente nos quedó mucho a deber”.

Jazz, quien actualmente es integrante de Incidencia Política Nacional en la Coalición Mexicana LGBT y del Frente Feminista Nacional, consideró que la perspectiva de apertura que se percibe desde fuera del territorio veracruzano se debe al “respeto hipócrita” de los sectores más conservadores y gracias al respeto de las nuevas generaciones.

Urbanos de Veracruz, una triste realidad

Veracruz, oportunidad frente al éxodo venezolano

“Le llamamos también respeto glaseado, ese que dice yo no te discrimino por ser lesbiana pero respeta este entorno y de aquí para allá no pases; o aquél que dice yo no te discrimino por ser transexual o transgénero pero esas cosas van en contra de mis valores o mí moral; o sea, a parte del discurso de la moral y de los valores sigue el prejuicio y se siguen negando derechos humanos”.

Ese respeto, el “respeto hipócrita”, no alcanza a cubrir todo el estado y quedó demostrado tiempo atrás cuando una pareja homosexual originaria de Monterrey, Nuevo León, fue detenida por la policía en el municipio de San Andrés Tuxtla acusada de faltas a la moral por solo demostrarse afecto en público.

“En Veracruz somos vistos por otros estados de la república como que hay mucha tolerancia aunque hablando en la parte jurídica o la agenda legislativa, en la aplicación de las garantías y los derechos humanos de la población no existen aún como debiesen, o como existen en otros estados”.

Ximena Cano, estudiante de Comunicación y trabajadora sindicalizada de la Universidad Veracruzana. / Foto: El Dictamen

Ejemplo de ese respeto sesgado es Ximena Cano, estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Veracruzana, a quien le fue negado el acceso a un bar del centro histórico de Veracruz luego de que intentó ingresar con un grupo de amigos. Ella era la única transexual y la respuesta que le brindaron los dependientes del lugar le generaron más enojo que vergüenza.

“Estaba yo más chica, era el bar Barricas, estábamos en la fila y yo era la última del grupo en entrar, ahí me detuvieron y me dijeron que yo no podía entrar al lugar. Obviamente pedí una explicación y me dijeron que no me dejaban entrar por mí seguridad, que porque los hombres me podían agredir o faltar al respeto, entonces les dije que si eso sucediera a los que debían sacar era a los agresores. Aprendí a defenderme desde muy chica”.

La vainilla: oro negro de Veracruz, en riesgo

Uso lúdico de la marihuana, se popularizó en el puerto

Ximena, quien también labora para la máxima casa de estudios en el estado, reconoció que la ciudad de Veracruz sí ha avanzado en cuanto a un cierto respeto hacia los miembros de la comunidad LGBT, aunque aún hay abismos sociales que mantienen a señalada a dicha minoría.

“Otro ejemplo de la intolerancia y la discriminación que sufrí en el pasado era caminar por la avenida Independencia y que el elotero o el chicharronero me chiflaran; recibir insultos y burlas, no lograba asimilar el por qué, pero una vez que asumes tu sexualidad, tu género, tu identidad, o te hundes en la depresión o aprendes a vivir con ello, a salir adelante sin que nada ni nadie te haga caer”.

Reconoció que en Veracruz se vive apertura gracias a la difusión de los medios de comunicación y a los mal logrados programas novelescos de televisión que tratan los temas LGBT, sin embargo, “en el fondo hay mucho rechazo, mucha gente nos ve como una moda y es cuando caen en un respeto superficial, aunque debo admitir que sí, estamos mucho mejor que en la década de los noventa”.

Amairani Amaro, licenciada en Comunicación y operadora de radio. / Foto: El Dictamen

Eso no es todo. A la intolerancia y la discriminación social se une la laboral. Amairani Amaro, licenciada en Comunicación por el Instituto Panamericano y actual operadora de radio, reconoció que en muchas empresas las personas homosexuales y transexuales son discriminadas no sólo por sus preferencias sexuales sino también por su identidad de género.

Con 25 años, Amairani inició recién su transición física y hormonal para adoptar al cien su identidad femenina, aunque ha tenido que aprender a sortear el “respeto” que se le solicita de vez en cuando al interior de las empresas en las que ha laborado.

Amor 2.0: aplicaciones de ligue, arma de doble filo

Uber podría sumar a Veracruz en la lista de estados donde ofrece sus servicios

“Yo respeto, si me dicen mira aquí tienes que vestir como te ves pues voy de niño, donde se me brinda la oportunidad voy de niña, porque tengo que trabajar y por ende adaptarme a las normas de las empresas. Yo he corrido con mucha suerte porque he sido cobijada, cuando los jefes me llaman y me dicen… bueno, y tú ¿qué eres?, aprovecho y les explico mi situación”.

Pero no todo queda allí, para Amairani sería ideal que las mujeres transexuales pudieran acceder sin trabas a puestos de trabajo como cualquier otro hombre o mujer cisgénero.

La sociedad veracruzana aún le resta mucho por construir para lograr erradicar los prejuicios. / Foto: Archivo

“Que haya aceptación laboral, trabajo digno, seguridad social y prestaciones. Que los dueños de las empresas den campo abierto, piso parejo. Una aceptación real con trabajos dignos no una aceptación hipócrita”.

Contraer VIH no es sinónimo de muerte en Veracruz

Este “huevo de dinosaurio” te salvará la vida en caso de terremoto

Amairani al igual que otras mujeres trans ha tenido que aprender a sortear las burlas cuando acude a comprarse ropa: “en algunos comercios cuando te compras ropa femenina o en las zapaterías, pues hay risas o me dicen que no hay de mí número, pero no en todos porque hay algunos donde se acercan y me asesoran, me atienen bien, normal”.

Tanto Jazz como Ximena y Amairani coincidieron en un punto: la intolerancia, la falta de respeto y la discriminación son mucho peor cuando viene de parte de las y los miembros de la propia comunidad LGBT, misma a la que -en ese aspecto- le falta mucho por madurar en Veracruz.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

Recibe las últimas noticias en tu correo:

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado

Marchan contra Grupo MAS y la CAB; toman el ayuntamiento

Por calles del centro histórico de la ciudad marcharon integrantes de la Movimiento Civil Independiente (MOCI) y tomaron de manera simbólica las instalaciones del ayuntamiento porteño.

Se derrumba edificio en el centro histórico de Veracruz

Un edificio ubicado en la zona del centro histórico de esta ciudad se derrumbó al parecer por las pésimas condiciones en las que se encontraba.

Iglesia pide no hacer justicia por mano propia contra ladrones

La iglesia católica exhortó a la ciudadanía veracruzana a no hacer justicia por mano propia; esto luego de la detección de ladrones en diferentes...