miércoles, agosto 4, 2021

Tumbas de “ilustres veracruzanos” en el olvido (FOTOS)

  • Héroes, políticos, bomberos, deportistas, maestros, defensores
  • El paso generacional les mantiene en el olvido a la gran mayoría

Christian Valera Rebolledo

Diariamente le cruzan a su alrededor miles de personas ajetreadas por sus labores, sin embargo, dentro son miles los que reposan en la tranquilidad de sus tumbas y a la sombra de algunos árboles; se trata del “Cementerio Particular Veracruzano” enclavado en el cruce la calzada Armada de México y la avenida Salvador Díaz Mirón.

Fue creado en 1896 en lo que eran “las afueras” de la ciudad de Veracruz y en éste fueron traídos algunos restos humanos que reposaban en el viejo Panteón “Del Canelo”, que se ubicó en los terrenos que hoy ocupan el Parque Ecológico y el Hospital de Alta Especialidad de Veracruz.

Circunstancias de la vida, -y la muerte-; el predio era propiedad de don Ramón de la Fuente y Pardo, originario de España. Tras cierta resistencia, sus terrenos fueron cedidos como campo santo. Sin saberlo, se convirtió en la primera persona en ser inhumada en el mismo tras morir el 30 de enero de 1896. Ocupa la fosa número uno, enclavada en la parte más alta del cementerio.

Tumba y monumento de don Ramón de la Fuente y Pardo, quien fuese dueño de los terrenos del panteón y la primera persona en ser sepultada en él. / Foto: Carlos López

La idea original de la creación de este panteón fue de los ilustres veracruzanos Leandro Alcolea, José González Pagés, Salvador Carrao, entre otros que – igual que don Ramón-, reposan al interior del mismo.

Las tumbas de Leandro Alcolea y José González Pagés, ilustres veracruzanos, lucen un poco desmejoradas debido al paso del tiempo y de generaciones. / Foto: Carlos López

Un personaje ilustre que descansa en dicho panteón es don Francisco Hernández y Hernández, quien fue gobernador de Veracruz en el siglo XIX, promotor de la educación, quien realizó en la ciudad de Veracruz el primer congreso pedagógico en la República Mexicana.

La sepultura de Francisco Hernández y Hernández, quien fue gobernador de Veracruz en el siglo XIX. Foto: Carlos López

Originario de España, don Estaban Morales quien fue director del Instituto Veracruzano comparte el mismo sitio con otros emblemáticos personajes como el profesor Delfino Valenzuela, quien defendió la educación de los niños veracruzanos en la ocupación norteamericana de 1914.

“Importante recordar a nuestros fieles difuntos”: Veracruzanos

Pan de Muerto al borde del olvido…

Don Esteban Morales, don Delfino Valenzuela y don Fernando Siliceo, éste último fundador de la Escuela Náutica, reposan también en este singular panteón. / Foto: Carlos López

Algunos ex alcaldes de Veracruz también reposan en este sitio como es el caso de Manuel Alpino Caldelas García y Tomás Tejeda Lagos, este último incluso llegó a ser gobernador interino en 23 ocasiones entre 1956 y 1958.

Los ex alcaldes Manuel Alpino Caldelas García y Tomás Tejeda Lagos, este último incluso llegó a ser gobernador interino, también ocupan fosas dentro del campo santo. / Foto: Carlos López

Quien también ocupa una fosa es el inmortal del béisbol mexicano, cácher del Águila de Veracruz, don Francisco Rivera Badillo; flanqueado unas fosas más adelante por su compañero Ranulfo Camarero mejor conocido como “La Rana” Camarero.

La tumba del cácher del Águila de Veracruz, don Francisco Rivera Badillo; flanqueado unas fosas más adelante por su compañero Ranulfo Camarero mejor conocido como “La Rana”. / Foto: Carlos López

Unas fosas más adentro reposan los restos del fundador de la Escuela Nautica Mercante de Veracruz, Capitán Fernando Siliceo y Torres junto con don Francisco Canal (defensor también de 1914), y el político, militar liberal y ex gobernador de Veracruz, Coronel Manuel Gutiérrez Zamora.

Las tumbas de don Francisco Canal y del ex gobernador de Veracruz, Coronel Manuel Gutiérrez Zamora. / Foto: Carlos López

Dentro de este campo santo existen espacios específicos que llaman la atención. El primero de ellos el destinado a los bomberos caídos en su deber y que abre con la tumba de don Domingo Bureau Vázquez, fundador del Heroico Cuerpo de Bomberos de Veracruz.

Don Domingo Bureau Vázquez, fundador del Heroico Cuerpo de Bomberos de Veracruz. / Foto: Carlos López

El segundo de ellos es el espacio dedicado a los tripulantes del naufragio del vapor “Grijalva”: “A la eterna memoria de los compañeros, capitán, oficiales y tripulantes víctimas del hundimiento del vapor Grijalva, acaecido el 27 de noviembre de 1940”, reza el epitafio.

El cenotafio dedicado a los tripulantes del naufragio del vapor “Grijalva” de 1940. / Foto: Carlos López

Y si de epitafios hablamos llama la atención el de Alejandro Sánchez “El Pelón” Díaz, “debajo de esta tumba se están pulverizando los restos de un obrero, que fue luchador infatigable y que siempre vivió para su patria y no de la patria”. Se cuenta que El Pelón alistó su monumento revestido de talavera muchos años antes de morir.

La tumba de talavera de Alejandro Sánchez “El Pelón” Díaz, un hombre del pueblo y para el pueblo. / Foto: Carlos López

Igualmente permanecen al interior del campo santo los cenotafios de personajes de importancia en la historia del país en distintos ámbitos. Tal es el caso del el teniente José Azueta y del comodoro Manuel Azueta, así como el astro del balompié Luis “El Pirata” de la Fuente de Hoyos.

También hay cenotafios en memoria del teniente José Azueta y del comodoro Manuel Azueta, así como del futbolista Luis “El Pirata” de la Fuente. / Foto: Carlos López

El recorrido por el cementerio más antiguo de la zona conurbada Veracruz – Boca del Río no hubiera sido posible sin el apoyo del historiador y encargado del Museo de la Ciudad, Ricardo Cañas Montalvo, quien guió al equipo tumba por tumba señalando los datos más importantes de cada una de ellas.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

 

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado