fbpx
Síguenos en:

Boca-Ver

Sastre sin clientes en Veracruz se sostiene por amor al oficio

La modernidad desplazó en alto grado a las hechuras a la medida con el arribo de cadenas de tiendas maquiladoras con ventajas de inmediatez en entregas y opciones de tallas casi para todos los interesados en compras, además de precio, diferencias significativas.

Publicado

en

Sastre sin clientes en Veracruz por efectos del COVID-19, sólo cubren ajustes de tallas y las ganas de seguir trabajando.

Con sentimiento de nostalgia, don Manuel Porras Sánchez, originario de Oaxaca; pero avecindado en Veracruz desde más de 50 años atrás habló ayer sobre cambios drásticos ocurridos en el curso de las últimas 2 décadas, pasando de la bonanza, excesiva carga de trabajo que obligaba a rechazar solicitudes a partir del mes de noviembre y hasta fin de año, contraste con la realidad prevaleciente, cuyos ingresos, con frecuencia, ni siquiera alcanzan para el pago de alimentos, se van en “blanco”, los clientes prefieren permanecer en casa por temor al contagio del Covid 19.

Abierto en la charla con el reportero, Manolo como le llaman sus amigos, dijo tener frescas las imágenes cuando a los 14 años de edad, en su natal Ocotlán, Oaxaca; inició actividades de aprendiz, luego maquilando pantalones destinados a gente de campo, recibía $ 2.00 por cada pieza.

Sastre sin clientes en Veracruz le llega la nostalgia por falta de empleo

Sastre Manuel Porras/ Foto: Manuel Pérez

Con apoyo de su hermano Antonio quien estaba instalado en el puerto, logró acomodo en el taller de Mario Escalante, de los cortadores mejor reconocidos de Veracruz.

Llegó para quedarse, dispuesto a cumplir sin límite actividades de mandadero, barriendo el local y acabados de todo lo relacionado con sastrería.

Ganar confianza y simpatía del patrón, bases del éxito.

Te puede interesar:

Veracruz número uno en dengue hasta mayo del 2020

Hallan muerto a pescador en Veracruz flotando en Río Jamapa

Fueron varios maestros quienes contribuyeron en la formación de un sastre exitoso, citó a Pío Vargas y Monterrosas, etapa de perfeccionamiento en pantalonero, cortador de camisas y trajes.

Los buenos consejos lo indujeron a conquistar clientes ; pero sobre todo amigos satisfechos por la calidad del trabajo y calidez en el trato.

Ya en el papel de patrón inicia en domicilio de Arista, hasta lograr la aspiración más sentida de un provinciano, poseer casa propia, ocupando plantilla de 7 ayudantes en inmueble de la avenida Netzahualcóyotl, donde actualmente se encuentra.

Sastre sin clientes en Veracruz le llega la nostalgia por falta de empleo

Vivencias abundan en don Manuel Porras Sánchez, acepta la evolución de esquemas productivos.

La modernidad desplazó en alto grado a las hechuras a la medida con el arribo de cadenas de tiendas maquiladoras con ventajas de inmediatez en entregas y opciones de tallas casi para todos los interesados en compras, además de precio, diferencias significativas.

En fin, como dice la conseja popular “Todo por servir se acaba” y este efecto ocurre en quienes durante las décadas de los 80, 90, les faltaban manos y tiempo para atender solicitudes y en el 2020, peor con el COVID-19 encima, sobreviven con ajustes en medidas de camisas y pantalones, sobre todo obesos que están a punto de dar el “botonazo”.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.

O si lo prefieres en Facebook /ElDictamen.

Y también en Instagram: @ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.