fbpx
Síguenos en:

Boca-Ver

Paramédico de la Cruz Roja en Veracruz, uno de los héroes anónimos durante la pandemia

En 31 años de servicios como Técnico en Urgencias Médicas (TUM) en la Cruz Roja Delegación Veracruz, Isidro Andrés nunca vivió una situación similar a la que originó la nueva cepa de coronavirus en la zona conurbada este año, ni siquiera durante la epidemia de influenza AH1N1 en el 2009.

Publicado

en

Paramédico de la Cruz Roja en Veracruz, uno de los héroes anónimos durante la pandemia

Paramédico de la Cruz Roja en Veracruz, uno de los héroes anónimos durante la pandemia pues estos salvadores no han fallado durante la contingencia.

Como si fueran los seres fantásticos de las películas e historietas que todos conocen los paramédicos de la Cruz Roja se enfrentan a diario al Covid-19, pero lo hacen sin los superpoderes de los personajes de la ficción, pero con el amor y la satisfacción por salvar vidas.

Isidro Andrés Reyero Vázquez es uno de esos héroes anónimos que a pesar del miedo de contagiarse de coronavirus salen todos los días de su casa para efectuar sus labores como paramédicos y trasladar a las personas que presentan síntomas hasta los hospitales designados para la atención médica de la enfermedad que surgió en Wuhan, China.

Paramédico de la Cruz Roja en Veracruz no tiene miedo, sino amor a su oficio

En 31 años de servicios como Técnico en Urgencias Médicas (TUM) en la Cruz Roja Delegación Veracruz, Isidro Andrés nunca vivió una situación similar a la que originó la nueva cepa de coronavirus en la zona conurbada este año, ni siquiera durante la epidemia de influenza AH1N1 en el 2009.

“Tenemos un cambio extremadamente grande, en este Día Mundial de la Cruz Roja seguimos trabajando con todo el personal y estamos recibiendo todas las llamadas que nos hace la ciudadanía afectada por la pandemia de Covid-19”, comentó.

Te puede interesar:

Rescatan a dos jóvenes extraviados en el Cañón La Carbonera en Nogales

López-Gatell responde al New York Times, ‘muertes por COVID-19 no se ocultan, se sumarán al final’

Casi todas las llamadas que la delegación veracruzana de la Cruz Roja recibe son de personas que argumentan tener síntomas relacionados con el COVID-19, por lo que los paramédicos acuden a los domicilios con overol tyvek, lentes, cubrebocas, caretas e inclusive cascos para trasladarlas hacia los nosocomios.

“Nosotros contamos con dos cápsulas que gracias a Dios fueron donadas, todo paciente que sea sospechoso de COVID-19 va encapsulado en el transcurso del domicilio al hospital”, expresó.

Paramédico de la Cruz Roja en Veracruz no tiene miedo, sino amor a su oficio

El temor frente al coronavirus es incisivo, sobre todo después de los múltiples contagios registrados en personal de diversas instituciones de salud, sin embargo, los paramédicos jarochos toman medidas preventivas cotidianamente para evitar ser víctimas de la enfermedad.

“Sale uno de la casa, pero no sabe si va a regresar… hay que cuidar mucho a la familia, porque hay quienes son diabéticos y la verdad sí tiene uno miedo de contagiarlos”, compartió.

Para Isidro Andrés y sus compañeros bajar la guardia ante el COVID-19 es imposible, pues entendieron que el virus no es un juego, por lo que se cuidan unos a otros gracias a la hermandad formada en Cruz Roja.

“Cruz Roja es mi segunda casa, la verdad no creo dejarla a excepción de que me pase algo, pero espero que no, que yo trabaje hasta que Dios diga”, finalizó.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.