sábado, noviembre 27, 2021
InicioVeracruzBoca-VerJarochos sufren por cobros de CFE

Jarochos sufren por cobros de CFE

Las condiciones climatológicas que imperan en la mayor parte del estado hacen imposible pensar que se puede estar en espacios cerrados sin aire acondicionado o por lo menos, con ventilador. Utilizar la energía eléctrica es una necesidad de primera mano que parece haberse vuelto un lujo, ya que en lugares como Veracruz las tarifas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se elevan cada vez más obligando a los usuarios a restringir su consumo.

A pesar de que el estado es el principal generador de energía eléctrica a nivel nacional, ya que cuenta con la presencia de 13 hidroeléctricas y 9 termoeléctricas, en Veracruz los precios incluidos en los recibos de luz se han incrementado paulatinamente, por lo que la vox populi pide a gritos la reclasificación de las tarifas, tal como sucedió en Tabasco, entidad a la cual se otorgó la tarifa 1F, la más baja, y en donde además se perdonó una deuda histórica de 11 mil millones de pesos.

Gerardo Galvez, presidente del Centro Histórico de Veracruz,  manifestó que los cobros de la CFE durante los períodos de calor que se viven en el municipio siguen siendo muy altos, por lo que la empresa debería tener consideración hacia los ciudadanos, ya que no se puede vivir sin aire acondicionado en los hogares, sobretodo cuando en los últimos tres meses el calor ha sido insoportable.

En el puerto jarocho varias familias han pasado de pagar hasta tres veces más el consumo que tuvieron de un bimestre a otro, lo que ha provocado un desequilibrio en la balanza de los hogares veracruzanos, ya que la situación económica de los últimos años ha golpeado directamente al bolsillo y a la mesa de las personas, tan sólo basta poner como ejemplo que en las festividades de septiembre algunos precios de la canasta básica aumentaron hasta un 50 por ciento.

El estado de Veracruz es el principal generador de energía eléctrica a nivel nacional, ya que cuenta con la presencia de 13 hidroeléctricas y 9 termoeléctricas.- Foto: Victor Fierro

Ahorrar es imprescindible para los jarochos para poder pagar sus servicios, como en este caso, el de la luz, sin embargo, la precariedad, los malos salario, los gastos cotidianos de cualquier ciudadano y la cruda realidad de vivir en un estado donde en los últimos 10 años se sumaron a la pobreza 1.2 millones de personas, según la última medición del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), hacen que la cuota de CFE sea cada bimestre una losa difícil de cargar sobre la espalda, pero no queda de otra, pues sólo se tienen dos opciones: pagar o vivir a oscuras.

Eloisa Chelesque argumentó que en los últimos bimestres su recibo de luz llegó demasiado caro, a pesar de que su clima sólo lo prende de dos a siete de la mañana y de que durante el día nadie está en casa. Platicó que de un período a otro su pago pasó de ser de 800 a mil 400 pesos y que de ahí no bajado, si la última vez su cuota disminuyó sólo 100 pesos fue “por puro milagro”.

“Que nos echen un poquito la mano, que nos las bajen, ya ve que también el gas ahorita (sic) ya lo bajaron, porque era otra cosa imposible de poder consumir, que tengan un poquito de piedad para uno”, exhortó.

Los estudiantes universitarios que llegan a vivir a Veracruz procedentes de ciudades pequeñas no se libran de los cobros indebidos perpetrados por CFE. Oti Falcón Medina relató que debido a estas situaciones perdió la oportunidad de seguir rentándole departamentos amueblados a unos inquilinos, debido a que el recibo les llegó de mil 700 pesos, a pesar de que ellos se habían ido a sus lugares de origen durante dos meses, por lo que en ese tiempo no consumieron energía eléctrica.

“Tú vas a la compañía de luz a quejarte y te dicen ‘es lo que consume, es lo que consume’, no sé qué vamos a hacer, tenemos la luz y tenemos el agua, estamos mal, estamos muy mal”, lamentó.

Falla CFE hasta para cobrar

Rechaza CFE dar información sobre evaluaciones negativas de laguna verde

La situación de César es otro caso de los posibles abusos que CFE pudiera estar cometiendo contra los veracruzanos, ya que para el período facturado entre los meses de julio y septiembre su cuenta llegó por más de 3 mil 200 pesos, mientras que un bimestre había pagado la cantidad de 800 pesos, es decir, cuatro veces menos.

En las oficinas de la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) Delegación de Veracruz, la CFE cuenta con 650 quejas realizadas en su contra por usuarios durante este año, los motivos son diversos, altas tarifas y cobros indebidos. Sin embargo, sólo hay un promedio de 56 expedientes en los cuales la compañía pudiera ser sancionada.

Acudir a la PROFECO de poco sirve para los usuarios, ya que esta dependencia sólo funciona como conciliadora entre la empresa y los afectados, sus funciones se limitan a multar a las compañías denunciadas, sin embargo, el organismo no puede tomar acciones legales en contra de CFE o alguna otra empresa, ya que esto le corresponde a la Fiscalía General del Estado, que es la que se tiene que encargar de demostrar que efectivamente los señalados están cometiendo un abuso, por lo cual los clientes en muy pocas ocasiones ven resarcidos los daños.

Tal es el caso de Ana García, quien acudió a la dependencia para denunciar que la suministradora de energía eléctrica la multó con 10 mil pesos por tener un medidor quemado en un local de su propiedad. La afectada explicó que durante un año personal de CFE pasó a checar el consumo y dejarle el recibo sin reportarle la situación, al acudir a la PROFECO la enviaron a un módulo de la compañía de luz que se encuentra ahí mismo en las oficinas, sin embargo, los trabajadores la atendieron con malos tratos.

Los cobros de la CFE durante los períodos de calor que se viven en el puerto de Veracruz siguen siendo muy altos.-Foto: Victor Fierro

“Uno tiene que llevar comprobantes escritos de que tú tienes la razón, pero quién escribe eso, de dónde sacas eso, comprobar el medidor estaba según tú dices, yo estuve pagando la luz todo ese año, me llegaba mi recibo, si en algún punto estaba el medidor quemado los que pasaban a tomar la lectura debieron verlo”, compartió.

Mientras que en otros municipios de la entidad, la sociedad ya se ha organizado para manifestar su inconformidad sobre las tarifas de CFE y pedir apoyo al presidente de la república para que se reclasifiquen las tarifas eléctricas en el estado de acuerdo a las condiciones climatológicas, como sucedió recientemente en la zona de Los Tuxtlas, en el puerto de Veracruz los pobladores no han tenido más remedio que seguir pagando cantidades exageradas que lastiman sus bolsillos, ya que en las oficinas de la compañía no saben darles solución alguna y de no pagar el corte del suministro es seguro.

No faltan familias, que desesperadas, terminan por colgarse de los postes de luz con los famosos “diablitos” para no tener que pagar algo que no pueden, pero a expensas de que se les pueda caer “con las manos en la masa”. De acuerdo al artículo 368 del Código Penal Federal tener una toma clandestina de luz puede ser sancionado con 10 años de prisión y hasta mil días de multa.

La esperanza es grande y el grito de auxilio aún más de los veracruzanos que exigen un alto al incremento de las tarifas y que el gobierno de la república voltee a ver a Veracruz como lo hizo con Tabasco, para que, literalmente, como expresó Eloisa Chelesque, haya un poquito de piedad.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.
O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Más noticias AQUÍ.

Ultimas noticias

Contenido relacionado