viernes, junio 18, 2021

Exhorta iglesia católica a ser solidarios con madres de desaparecidos

La iglesia católica envía este 10 de mayo un mensaje solidario de amor, de respeto y de admiración a las madres de personas desaparecidas y exhortó a la comunidad católica a orar por ellas.

Toda vez que para la humanidad no hay pena más grande que el de una madre que pierde a sus hijos y la sociedad se ha mostrado poco solidaria con estas mamás, afirmó Fray Carlos Mauricio Jiménez Bueno, vicerrector del convento de la Merced en Lagos de Moreno, Jalisco, e integrante de dicha orden.

No existe un nombre para llamar a una madre que pierde un hijo

“Como sociedad hemos sido muy insolidarios, pensamos que mientras no me pase a mí, lo demás no me importa (…) Creo que el dolor más grande que puede haber en cuanto a pena moral me refiero, pues es de una madre que pierde a un hijo.

Te puede interesar:

Las madres de Colectivo Solecito y la incansable búsqueda de sus hijos desaparecidos en México

“Dicen que cuando en una pareja, uno de los dos muere, al que queda vivo le dicen viudo o viuda; cuando muere el papá o la mamá, al hijo que sobrevive le dicen huérfano; pero cuando un hijo muere, no hay nombre, no hay expresión que identifique el grado de dolor que padece una madre o un padre”.

Fray Carlos Mauricio Jiménez Bueno, vicerrector del convento de la Merced en Lagos de Moreno, Jalisco.

En este tenor, el vicario expuso que la figura de estas progenitoras representa una muestra fidedigna de amor por el prójimo, de lucha incansable, de fortaleza y de fe en Dios.

“Yo las veía cuando rasgaban con sus propias manos en algunos terrenos de los cuales nos daban indicio de que hubiera ahí entierros clandestinos, por ejemplo, en Colinas de Santa Fe, en Tierra Blanca, en Úrsulo Galván, en muchas zonas donde nos decían y los acompañábamos, pues siempre estábamos ahí, siendo testigos del amor que una madre tiene por su hijo, que no pierde la esperanza de encontrar por lo menos sus restos”.

Recordó que durante su misión en Veracruz se apoyó a las madres de los diversos colectivos, como Solecito; en donde le externaban su inmenso dolor, pero, al mismo tiempo, su interés por hallar a sus hijas e hijos, con la finalidad de por lo menos, darles una sepultura digna, en caso de no encontrarlos con vida.

“Se enfrentaban a situaciones muy difíciles y por eso querían saber, ya, aunque sea, en dónde habían quedado sus restos para darles cristiana sepultura, ya no tenían tanta ilusión de encontrarlos con vida”, dijo en entrevista.

Por su parte, el religioso mencionó que la película “Marcelino, pan y vino” habla de la importancia de la figura materna en la vida de los seres humanos, incluso, para Jesucristo y que en general, la humanidad venera esta imagen por ser fuente de vida, salud, alimento, por ello, es que la iglesia invita a revalorar la gracia de Dios en la imagen de las madres.

“De ahí que todos nosotros, especialmente aquí en México, con un sentimiento muy arraigado, valoramos el sentido de la maternidad porque es ese ser dichoso al que Dios le dio la capacidad no sólo de engendrar sino de cuidar en esta primera etapa, de la cual somos como seres humanos muy vulnerables para terminar este proceso de gestación y darnos salud”.

Exhorta Iglesia Católica a ser solidarios con madres de desaparecidos

Para finalizar, señaló que, en el caso de las madres fallecidas, consideró que la mejor manera de rendir tributo a sus esfuerzos, a ese amor otorgado a lo largo del tiempo en que el creador le prestó vida, es conduciéndose con humanidad, mostrando amor al prójimo y siendo buen cristiano.

“Ante la ausencia física de las madres, la mejor forma de honrar su memoria, es siendo buenos hijos y buenas hijas enalteciendo el recuerdo de esa mamá”.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Y también en Instagram: @ElDictamen

Más noticias AQUÍ.

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado