sábado, octubre 16, 2021
InicioVeracruzBoca-VerEstoy cruzando ríos y selva para llegar a Estados Unidos: migrante haitiana

Estoy cruzando ríos y selva para llegar a Estados Unidos: migrante haitiana

“Por crisis política en Haití, no puedo regresarme, por eso estoy cruzando ríos, selva, para llegar a Estados Unidos”, afirma migrante haitiana 

La difícil situación económica, política, la falta de oportunidades laborales y carestía en general, ha orillado a decenas de migrantes provenientes de Haití a buscar el sueño americano para conseguir mejores condiciones de vida. 

Como parte de esta travesía, este miércoles, la haitiana Rose Edwards, de 30 años, arribó a la ciudad de Veracruz acompañada de su pequeña niña de tres años, su esposo y su hermano, todos ellos provenientes de Chile. 

Evidentemente cansados por el viaje, Rose junto con su familia, se instaló unas horas para comer algo y descansar un poco en las afueras de la central de Autobuses de Oriente (ADO) ubicada en la avenida Díaz Mirón. 

Yo quiero irme con mi familia a buscar una vida mejor por lo que pasa en Haití. Hay tanto problema que está pasando allá y yo quiero repatriarme a mi país, pero no puedo por la crisis política que tiene y no puedo regresarme, por eso estoy cruzando ríos, selva, para llegar a México y poder cruzar la frontera para llegar a EEUU (..) La situación en Haití es demasiado, es muy feo”, narró con nostalgia. 

La migrante explicó que parte del viaje implicó que atravesaran la selva conocida como El Tapón de Darién en Panamá, posteriormente, pudieron llegar a México a la zona de Tapachula en Chiapas, sitio donde tampoco encontraron oportunidades. 

La haitiana Rose Edwards, de 30 años. Foto: Javier Tello

Crucé como nueve países antes de poder llegar aquí (..) Salí de Chile desde el 14 de julio, ya cumplí dos meses en este camino para llegar a México y de ahí debemos cruzar para EEUU”. 

La isleña aseguró que, para ella, en su país natal, las oportunidades de empleo son prácticamente nulas, debido a que nunca desempeñó una actividad laboral fuera del hogar en los 25 años que vivió en Haití. 

Por lo que prácticamente es inexistente en su nación, hecho que la orilló a migrar a Chile en donde vivió desde el 2016, sin embargo, ya tampoco puede trabajar debido a que no cuenta con documentos para seguir haciéndolo. 

Por la cuestión de papeles no puedo trabajar porque hay que regularizar para trabajar y se venció mi carnet y ya no puedo. Mi marido y yo tenemos que arrancar con la niña a buscar una vida mejor en otro lado”.

Rose asegura que, aunque su país es una nación que cuenta con los recursos alimentarios, de salud, de vestido, entre otros potenciales, que podrían mantener a la población en equilibrio, todos estos son inaccesibles para gran parte de la población. 

Pues la riqueza se ha concentrado en unos pocos y esta condición es la que está ocasionando a que muchos connacionales tengan que dejar su país de origen para buscar mejores condiciones para subsistir. 

Te puede interesar:

Dispersa gobierno a la caravana migrante

Periodistas que cubrían la caravana migrante fueron vigilados por EU

No vamos a engañar, hay de todo, pero para tenerlo hay que tener harta plata porque ¿saben qué? Hay gente que está muriendo allá (Haití) por la medicina. Hay gente que está muriendo de hambre también porque no hay trabajo porque los ricos lo agarran de todo”. 

La migrante narró que, durante su estancia en Chile también vivieron situaciones adversas, desde malos tratos, discriminación y esta última vez, tuvieron que salir de esa república al ver bloqueadas sus intenciones de ampliar sus permisos para seguir trabajando, tras dos años de estar gestionando su residencia definitiva. 

Pese a ello, nunca se rindió, pues sus múltiples necesidades y ganas de superar esta condición, le han dado fortaleza para continuar la ruta y luchar por el bienestar de las y los suyos. 

“Como mujer haitiana sufrí mucho, a veces nos discriminan, nos tratan de “monas”, muy feo, a veces se burlan, dicen que vinimos a parir allá a su país, que tenemos mucho niño allá, váyanse a su país monas y otros garabatos”. 

Posteriormente, Rose junto con su familia tomaron el autobús que los llevaría al municipio de Poza Rica en el estado de Veracruz, para posteriormente dirigirse a la ciudad fronteriza de Acuña, localizada en el estado Coahuila y de ahí a EEUU. 

Previo a abordar su autobús, la joven madre haitiana pidió al gobierno mexicano y norteamericano ser sensibles y empáticos a las necesidades de estas familias que no buscan más que una luz en sus vidas, a través de la oportunidad, mediante el trabajo digno. 

Actualmente, sus familias los apoyan para que no les falte el alimento en este duro trayecto, sin embargo, ellos, allá en Haití apenas tienen para subsistir y no saben hasta cuándo podrán seguir haciéndolo. 

“Por favor, que nos escuchen, que nos dejen pasar, porque solo eso queremos”, se despidió. 

Síguenos en Twitter @ElDictamen.

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Y también en Instagram: @ElDictamen

Más noticias AQUÍ.

Ultimas noticias

Contenido relacionado