jueves, mayo 26, 2022
InicioVeracruzBoca-VerDisminuyen los servicios de sastrería en Veracruz

Disminuyen los servicios de sastrería en Veracruz

La crisis económica acentuada en los últimos 3 años redujo los servicios de sastrería en Veracruz de manera drástica

A los viejos sastres cortadores como sucede con el señor Manuel Porras Sánchez evocar la época de los años 70, 80, 90s comparada con la realidad prevaleciente les provoca profunda tristeza.  

Viven en “carne propia” el avance acelerado de un proceso de extinción de uno de los oficios con gran tradición en Veracruz. 

De acuerdo con la percepción de este representante de la sastrería, empezó desde el ingreso de México al Tratado de Libre Comercio y Canadá promovida por el expresidente Carlos Salinas de Gortari, de impacto acentuado en el sexenio encabezado por Vicente Fox Quezada. 

El ingreso de cadenas de cobertura trasnacional invadió el mercado mexicano de mercancía extranjera, principio de una competencia “feroz” con el consecuente efecto aniquilador de pequeños y medianos proveedores locales.  

En ese paquete incluyeron ofertas de ropa fabricada en grandes volúmenes y cada vez con medidas más cercanas a las tallas requeridas y precios más atractivos. Se cumplió la profecía del “pez más grande se come al chico”. 

60 años dedicado al oficio  

Porras Sánchez cumplió 60 años dedicado a este noble oficio. Procedente de su natal Oaxaca en 1977 empezó en Veracruz con hechura rústica de pantalones destinados a los mercados.  

Poco tiempo después quedó incorporado al esquipo de trabajo encabezado por Mario Escalante, considerado maestro de varias generaciones y, a partir de allí, con paso sostenido conquistó confianza y aceptación de clientes. 

Nada llega gratis, el reconocimiento y prestigio se gana con buenos resultados, señaló quien representa a la vieja guardia de sastres veracruzanos.  

Te puede interesar:

Sastres extrañan la mejor época de este oficio

Como Elegir un Asesor de Imagen

Por esa razón, en cada nuevo espacio ocupado como empleado puso en juego la mayor aplicación e interés por aprender detalles de sus patrones que llevan a la excelencia de los acabados, conquista de clientes y conservación de los mismos.  

Había fechas de estrenos 

Aunque muchos opinen lo contrario, nuestro entrevistado es un convencido de que los tiempos pasados fueron mejores.  

Puso el ejemplo en su actividad cotidiana 3 y 4 décadas atrás, del Veracruz floreciente, cuya demanda de hechura de pantalones, camisas, trajes rebasaba con mucho la capacidad de respuesta.  

Existieron fechas marcadas de estreno obligado: 16 de septiembre. Momentos especiales 24 y 31 de diciembre, al grado que la carga acumulada obligaba en los últimos 2 meses del año a rechazar nuevos pedidos. 

Últimos 3 años los peores 

En esa tendencia a la baja, comentó más adelante, los últimos 3 años, del 2019 a la fecha resultan los peores, la crisis económica tiene en el suelo los negocios. Hoy la sobrevivencia de los sastres cortadores radica en compostura de ropa. 

Ajustes de pantalones y camisas solicitados por hombres y mujeres y una que otra solicitud de hechura, se cuentan con los dedos de las manos, éstas últimas. 

Las expectativas aparecen desalentadoras para el grueso de la población emprendedora.  

Se cierran espacios de solución a problemas acumulados tan graves como el pago de arrendamiento de locales y pago de ayudantes.  

En esas condiciones, por mucha austeridad y dedicación en busca de ser mejores están en la ruta de claudicar.  

Decisión dolorosa en el caso de Manuel Porras Sánchez quien, a sus 79 años de edad, 60 de éstos en el ejercicio de la profesión es testigo del retroceso de oportunidades de desarrollo en Veracruz. 

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Y también en Instagram: @ElDictamen 

Más noticias: AQUÍ.

Ultimas noticias

Contenido relacionado