fbpx
domingo, abril 11, 2021

Discriminación y salarios bajos caracterizan el trabajo doméstico en el país

En el país el trabajo doméstico enfrenta escenarios de discriminación, salarios bajos y explotación a quienes lo ejercen, reconoció el académico de la facultad de Derecho de la Universidad Cristóbal Colón

Aunque el trabajador doméstico ya está reconocido en la Ley Federal del Trabajo en México, quienes ejercen esta función siguen sin percibir jornadas justas, así como trato y salarios dignos, situación que se habría visto agudizada durante la pandemia por Covid-19, reconoció el director de facultad de Derecho de la Universidad Cristóbal Colón, Luis Alberto Martín Capistrán.

De acuerdo con información del INEGI, en México existen alrededor de 2.4 millones de personas se dedican al trabajo del hogar remunerado y 9 de cada 10 son mujeres.

En el marco del día internacional de los Trabajadores del Hogar, que se celebra este 30 de marzo, señaló que las recientes reformas a dicha ley representan un gran avance en materia de justicia social y derechos humanos y que permite reconocer el esfuerzo de quienes se dedican a esta importante tarea.

“Eso es un gran avance para los trabajadores domésticos, pero no se ha cambiado la cultura de reconocer al servicio doméstico como un trabajo laboral reconocido por la ley”.

Al respecto, el abogado recordó que, de acuerdo con información del INEGI, en México existen alrededor de 2.4 millones de personas se dedican al trabajo del hogar remunerado y 9 de cada 10 son mujeres; de este segmento social, poco más del 87% no tiene prestaciones como seguridad social, aguinaldo, vacaciones pagadas, entre otras y el 13% restante tiene seguridad social pero no recibe todas las prestaciones y únicamente un 2.3% cuenta con un contrato laboral.

Añadió que ello se deriva de la nula cultura hacia los derechos laborales de este segmento social, especialmente los que habitan en las viviendas de sus patrones quienes suelen vivir una condición de esclavitud, sin tiempo, ni días de descanso, lo cual es un gran problema porque es una cantidad muy importante de ciudadanos que se desempeñan en estos oficios y en donde el principal problema es que el mismo trabajador desconoce sus derechos, ya que en su mayoría carecen de estudios básicos o son analfabetas.

“Sólo un 2.8% del total de los trabajadores domésticos que son más de 2 millones y medio de personas en este país reciben seguridad social, trabajo digno y se les respetan todas las condiciones laborales que están establecidas en la Ley Federal del Trabajo (…) Los propios trabajadores del hogar desconocen toda esta serie de derechos contempladas en la ley (…) Sin lugar a dudas, muchas de estas personas que se dedican a esta actividad, no saben leer ni escribir y desconocen completamente estos temas”.

El jurista explicó que, en el artículo 331 de dicha normativa contempla a esta población como “Trabajadores con derechos” y en su artículo 337 se estableció que es obligación de los patrones inscribir al trabajador doméstico en el régimen obligatorio de Seguridad Social.

Mientras que en otros artículos de la misma ley establece su derecho a vacaciones de por lo menos 10 días al año, prima vacacional, que la jornada laboral no exceda de cinco días y medio de trabajo y día y medio de descanso en común acuerdo entre trabajador y patrón; mientras que, si el trabajador vive en el mismo domicilio, también deberá contar con un entorno de seguridad e higiene adecuado, una vida digna similar a las de la familia a la que atienda, lo cual, varía para los que van en modalidad de “entrada por salida”, quienes deberán cumplir una jornada de ocho horas, aunque su trato debe ser digno también.

“Tanto para los trabajadores que no viven en el domicilio como aquellos que viven en el domicilio debe ser digno y de respeto porque la jornada de las personas que viven en el domicilio luego son extensivas. Llega el muchacho a las 2:00 am y hay que darle de cenar o si al señor se le hizo tarde, también y hay que lavar los platos, dejar limpio, ese tipo de cosas no son correctas y no están permitidas por la Ley Federal del Trabajo”, dijo en entrevista para El Dictamen.

Igualmente, expuso que, en abril de 2019, a través del Programa Piloto para la incorporación al régimen obligatorio de las personas trabajadoras del hogar que puso en marcha el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se habría visto impactado por la pandemia, pues para el mes de marzo de 2020 había registro de afiliación de 21 mil 592 personas trabajadoras del hogar, sin embargo, para mayo del mismo año, la cifra decreció.

Voces de trabajadoras

Liubella Susunaga Rodríguez, de 41 años, reconoció que esta labor muy difícil, ya que requiere de grandes esfuerzos porque, aunque hay patrones muy considerados, también se ha enfrentado con otros que no han respetado horarios justos, tareas específicas e incluso, muchas de ellas son tratadas con discriminación y faltas de respeto.

“A mí por buena o mala suerte me ha tocado tener que planchar, que lavar, cuidar niños, luego tienen hasta mascotas y quieren que se atiendan como si fueran personas, les dan más importancia a sus animales que a uno y la mera verdad sí es bastante pesado porque tiene uno que darse el tiempo de que en su horario terminar todo y sí queda uno, pero muerto”.

Te puede interesar:

7 de cada 10 mujeres con cáncer de mama son abandonadas

“Bella”, como la conocen en sus tres trabajos, es originaria de Veracruz, estudió hasta primero de secundaria y posteriormente se puso a trabajar. Hoy es jefa de familia y recuerda haber trabajado en domicilios en donde le ofrecían muy poco salario por sus labores.

“He trabajado en casas que la mera verdad exigen mucho trabajo y es muy poco el sueldo, en donde el trato es feo porque no te tratan como persona sino como ellos lo consideran, como una criada, como una ‘chacha’ (sic) y que he tenido que soportar por la necesidad del trabajo (…) Hay personas déspotas, groseras y que te tratan con la punta del pie, como lo peor y ellos no ven que uno también es ser humano”.

Discriminación y salarios bajos caracterizan el trabajo doméstico en el país

Por su parte, María Antonia González, de 40 años, coincidió en que hay personas muy educadas y consientes, pero también se ha enfrentado a personas que dan malos tratos a sus empleados, aunado a ello, trabajadoras como ella suelen no estar bien remuneradas, sin embargo, la difícil situación económica las orilla a trabajar en estas condiciones y pese a la pandemia.

“Puede ser un trabajo muy noble, dependiendo el lugar, a veces te topas con gente muy consiente que te trata muy bien, muy amables, pero con otras que te tratan con la punta del pie y el trabajo no está tan bien remunerado a todo lo que uno hace, pero se trata de poder subsistir y en muchas ocasiones no te dan ni las prestaciones de ley, pero ahí uno trata de desempeñarse lo mejor que pueda”.

Hacer campañas de difusión

Por su parte, el expresidente del Colegio de Abogados de Veracruz, A.C., mencionó que a la fecha se sabe de pocas denuncias ante las Juntas de Conciliación o Juzgados Especializados en material laboral por situaciones relacionadas con el trabajador doméstico debido al desconocimiento.

Así también, Martín Capistrán estimó que sería importante que las autoridades en la materia realizaran campañas de difusión para informar a estos trabajadores y atender sus necesidades de trato digno e igualitario.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Y también en Instagram: @ElDictamen

Más noticias AQUÍ.

Recibe las últimas noticias en tu correo:

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado