fbpx
Síguenos en:

Boca-Ver

Cáncer en Veracruz es un tormento para los pacientes

El desabasto de medicinas oncológicas en los hospitales públicos del estado es evidente, pese a que las autoridades estatales intentan negarlo.

Publicado

en

Cáncer en Veracruz es un tormento para los pacientes

Cáncer en Veracruz es un tormento para los pacientes, quienes se enfrentan a un sistema de salud indiferente a sus necesidades.

Incapaz de satisfacer la demanda de medicamentos oncológicos en los hospitales públicos y de brindarles tratamientos certeros para sobrevivir a la enfermedad.

En el marco del Día Mundial Contra el Cáncer, conmemorado cada 4 de febrero, Veracruz ocupa el tercer lugar en número de fallecimientos a causa del cáncer.

Está sólo por debajo de la Ciudad de México y Jalisco, de acuerdo con fuentes médicas.

De los casos detectados en la entidad, el 80 por ciento ya están en una etapa avanzada, por lo que prácticamente es imposible evitar la muerte de quienes lo padecen.

En la cuestión del cáncer de mama, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) refiere que el territorio veracruzano se encuentra entre las 10 entidades con más pacientes.

Aunque muchos de los casos son diagnosticados de forma temprana a través de una mastografía, la letalidad de la enfermedad es severa.

Por otro lado, la dirección de Salud Pública de SESVER refiere que el estado presenta una tasa de mortalidad en cáncer de mama de 18 mujeres por cada 100 mil habitantes.

Además, cada año se detectan entre 400 y 500 casos en población femenina.

Para los pacientes infantiles, el tipo de cáncer más común es la leucemia, de la cual se registraron 22 casos en 2018 y 26 el año pasado.

Esto según una solicitud de transparencia obtenida por La Silla Rota.

En la agenda de salud pública del estado el cáncer es una asignatura pendiente debido a que las autoridades no logran reducir el índice de mortalidad.

Además de que el año pasado fueron incapaces de coadyuvar al bienestar de los pacientes a causa de un constante desabasto de medicamentos oncológicos en los hospitales públicos.

Tormento para los pacientes

Tormento para los pacientes

Saber que su hijo tenía leucemia fue una noticia que les cambió la vida por completo, para Rosendo Serrano Ortiz y Cora de Jesús Rodríguez nunca nada volvió a ser igual.

A partir de ese momento tuvieron frente a ellos la más grande de las batallas y el peor de los temores.

Para el joven Rosendo llegó la adolescencia y con ella, el cáncer.

Los hospitales se volvieron parte de su vida, cambiaron sus hábitos alimenticios, incluso tuvo que soportar el bullying de compañeros de secundaria.

Sin medir sus palabras, le realizaron bromas y comentarios hirientes sobre su enfermedad.

Los primeros momentos tras enterarse de que Rosendo tenía leucemia no fueron fáciles para sus padres, era necesario conseguir donadores de sangre.

Sin embargo, enfrentarse a la realidad fue más duro de lo que se imaginaron, ya que en Veracruz existe muy poca cultura para la donación.

“El cáncer es algo de verdad muy severo, desesperante, en la familia le cambia la vida a todos”, compartió Rosendo Serrano.

El matrimonio se vio obligado a descuidar a sus otros tres hijos al tener la misión de salvar la vida de Rosendo, los pocos ahorros que tenían se fueron acabando.

En el Hospital de Alta Especialidad de Veracruz (HAEV) el personal les decía que no contaban con estudios o medicamentos, que ellos debieron adquirir de forma externa.

“Tuvimos que pagar por fuera, en el hospital se manejan de una manera absurda, te dicen que no cuentan con ciertos estudios cuando sí los tienen, son abusivos”, comentó el padre.

Luego de un año y 8 meses de tratamiento Rosendo se mantiene en vigilancia, acude cada semana al área oncológica de la Torre Pediátrica para que se le apliquen las quimioterapias.

Hasta el momento continúa sin tener recaídas.

Pero no todo fue siempre miel sobre hojuelas, el diagnóstico de cáncer significó un golpe sumamente duro para el joven de 15 años.

“Es algo para ellos que es fortísimo, su carácter es muy cambiante, a veces lo puedo ver muy contento, pero otras enojadísimo”, comentó su progenitor.

Cáncer en Veracruz

Cáncer en Veracruz

“Hablar de tener cáncer en Veracruz es hablar de falta de medicamentos, de falta de insumos”, comentó Yunuet Segovia García, madre de Iker Alexandro.

El menor es un paciente infantil con linfoma de Hodgkin.

En su paso por la Torre Pediátrica de Veracruz, donde su hijo es atendido, Yunuet Segovia encontró un servicio humano y amable de parte de médicos y enfermeras.

Sin embargo, la tarea del gobierno del estado no es suficiente para quienes sufren cáncer, pues se encuentran con problemas como la escasez de medicamentos.

Según declaraciones de la madre de Iker el apoyo de la actual administración veracruzana es mediocre.

A veces son los mismos médicos quienes tienen que poner de su bolsillo para apoyarlos con medicinas e insumos.

Pues en la Torre Pediátrica como en muchos hospitales del estado el personal a veces no cuenta ni con sueros.

Descubrir estas situaciones representa para las madres de los menores un camino lleno de dificultades, en el que la palabra “cáncer” se vuelve un sinónimo de muerte.

“Cuando te dicen la palabra cáncer, lo primero que se te viene a la mente es muerte, se va a morir mi hijo”, manifestó.

No obstante, vivir con un hijo enfermo de cáncer también volvió más humana a Yunuet, una mujer de lucha y valor que sabe que hay personas que viven situaciones más difíciles.

El menos Iker tiene la esperanza de curarse.

La crisis

La crisis

El 7 de octubre de 2019 se reveló por primera vez la crisis que enfrentaban pacientes de cáncer del Hospital de Alta Especialidad de Veracruz.

Un grupo de madres de niños con cáncer, encabezado por Cora de Jesús Rodríguez, tomó la avenida 20 de noviembre para exigir la aplicación de quimioterapias a los menores.

Los tratamientos fueron suspendidos tras el reporte de una falla en una campana de flujo laminar, en la que se preparan los medicamentos para las quimioterapias.

Para esa fecha, los pacientes de cáncer infantil ya llevaban varios días sin recibir atención médica, lo que provocó el descontento de sus madres.

Pese a los bloqueos de las familias, la Secretaría de Salud del estado no ofreció soluciones claras a los afectados.

Incluso, su titular, Roberto Ramos Alor, evadió hablar con la prensa acerca de la suspensión de las quimioterapias.

Tampoco dio la cara a las madres cuando estas se trasladaron hacia la capital del estado para entablar una reunión con él.

La presión obligó a las autoridades del HAEV a tener que pedir ayuda a la clínica del ISSSTE para realizar la preparación de las quimioterapias y posteriormente aplicarlas en la Torre Pediátrica.

No obstante, las madres siguieron insistiendo para que SESVER realizara la compra de la campana oncológica.

El equipo fue ofrecido por el Ayuntamiento de Veracruz, sin embargo, por diferencias políticas el gobierno del estado no aceptó la donación.

Se vio obligado a actuar de inmediato para adquirir y tener en su poder la campana, que fue entregada al HAEV el pasado 7 de noviembre.

Te puede interesar:

Avión aterriza de emergencia en aeropuerto de Veracruz

Día mundial contra el cáncer: Famosos que lo superaron

Desabasto de fármacos

Desabasto de fármacos

La compra del equipo oncológico para brindar tratamientos a niños con cáncer no solucionó la crisis.

A esto le siguió un constante desabasto de fármacos que afectó también a mujeres que tuvieron que ser remitidas al Centro Estatal de Cancerología (CECAN) en Xalapa.

De manera recurrente los pacientes tuvieron que enfrentarse a la falta de medicamentos importantes como metotrexate, vincristina y ciclofosfamida.

Situación que retrasó los tratamientos y expuso la vida de al menos 50 pacientes infantiles dependientes de quimioterapias preparadas con estas claves.

La respuesta del director del HAEV, Sócrates Gutiérrez Castro, fue contundente: la culpa era de los proveedores.

Este dicho se replicó desde el gobierno federal hacia los estados y dependencias de salud, ya que el desabasto de medicinas para el cáncer se registró a nivel nacional.

Dicha situación contradice lo declarado por Ramos Alor en su comparecencia ante el Congreso del Estado, acerca de que su secretaría hizo una inversión por más de 60 millones de pesos en material oncológico.

El cual pocas veces fue visto y aprovechado por los pacientes para su salud.

La escasez de medicamentos persistió desde octubre hasta principios de 2020, sin embargo, las madres de los menores nunca dejaron de presionar a las autoridades estatales.

Inclusive se tramitó un amparo para protegerse de la situación y que el HAEV cumpliera con el abasto de los fármacos en tiempo y forma.

Mujeres sobreviven

Mujeres sobreviven

Los grupos de mujeres con cáncer de mama y cervicouterino también son víctimas constantemente de un gobierno que no vuelve los ojos hacia uno de los principales problemas de salud pública del estado.

La asociación “Mujeres Apoyando Mujeres”, que preside Roxana Guízar Rodrigúez, recibe entre tres y cuatro personas al día que solicitan apoyo para tener acceso a los medicamentos que necesitan para sobrevivir, ya que no cuentan con los recursos para poder comprarlos.

El desabasto de medicinas oncológicas en los hospitales públicos del estado es evidente, pese a que las autoridades estatales intentan negarlo.

Mujeres llegan a MAM Veracruz desde municipios lejanos como Coatzacoalcos o Minatitlán en busca de ayuda que la Secretaría de Salud es incapaz de darles.

La principal barrera para las pacientes con cáncer es la falta de recursos, en las farmacias los medicamentos son sumamente costosos y adquirirlos es impensable para muchas de ellas.

Por ejemplo, los parches transdérmicos de buprenorfina, que son utilizados para aliviar el dolor de cáncer.

Mientras no puedes recibir otro tratamiento o medicamento, tiene un costo de 2 mil 700 pesos y la caja solo contiene cuatro piezas.

HAEV, sin acreditación

HAEV, sin acreditación

En octubre de 2018 la Secretaría de Salud federal notificó que el Hospital Regional de Alta Especialidad de Veracruz había perdido las acreditaciones.

Para brindar tratamientos gratuitos contra distintos tipos de cáncer.

A más de un año de haber tomado las riendas del estado, la actual administración no hizo nada por recuperar la certificación.

En cambio, dio prioridad a otras enfermedades, como la Hepatitis tipo C.

La falta de acreditación provocó que decenas de familias tuvieran que pagar tanto quimioterapias, como estudios y medicamentos.

El hospital dejó de tener debido a la pérdida de recursos por no contar con los requerimientos necesarios para tratar a pacientes oncológicos.

“Los papás son los que están costeando los medicamentos, consiguiéndolos y si es un gasto muy fuerte.

“La situación es a nivel nacional, porque todos los AMANC del país.

“Están reportando esa situación de falta de medicamentos y tristemente no solo es de medicina de cáncer infantil, la hay en todo tipo de medicamentos”.

Esto lo dijo en aquel momento Isabel González Sicilia, expresidenta de la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer en Veracruz.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.
O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Más noticias AQUÍ.