fbpx
Monday, May 10, 2021

Inició la purga autoritaria en Morena: Alejandro Rojas

Por violar los estatutos de Morena, los derechos partidarios de Alejandro Rojas Díaz Durán fueron suspendidos y además fue inhabilitado para ser candidato de Morena, dio a conocer la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia del partido.

De acuerdo con la resolución del partido, Alejandro Rojas hizo “expresiones de denostación y/o calumnia en contra de Morena, sus órganos y su dirigencia”, y también hizo públicos asuntos internos del partido a través de sus redes sociales.

Cabe recordar que Rojas Díaz Durán, quien es senador suplente del coordinador de los senadores de ese partido, Ricardo Monreal, acusó al candidato de Morena a la gubernatura de Puebla, Miguel Barbosa, ante la Fiscalía General de la República por supuesto enriquecimiento ilícito y evasión fiscal.

Además se enfrentó a la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, a la que señaló en entrevistas y en sus redes sociales, de “perder la brújula” y conducir mal al partido, desestabilizarlo y llevarlo a la crisis, por lo que pidió evaluar si debe seguir en la conducción del partido, motivo por el cual se abrió el procedimiento interno en contra de Díaz Durán.

Este miércoles Alejandro Rojas ofreció una rueda de prensa donde criticó la decisión del partido a quien acusó de “autoritario”.

A continuación se reproduce el boletín:

De conformidad con el principio de presunción de inocencia estipulado tanto en nuestra Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, como en el Pacto de San José, soy inocente hasta que se demuestre lo contrario.

Voy a impugnar esta ilegal determinación ante los órganos internos de MORENA, en los Tribunales locales y federales, y si fuera el caso, hasta en los tribunales internacionales, por lo que la sentencia de la CNHJ de MORENA aún no está firme.

Morena no debe convocar a Congreso Nacional con un padrón a medias: Alejandro Rojas Díaz

“Morena no tiene derecho a irse chueco”: Rojas Díaz-Durán

En consecuencia, mantengo inalterables mis derechos políticos y salvaguardadas mis libertades públicas.

Dicha resolución viola mi derecho de libre expresión, estipulada en el artículo 8o. constitucional, ya que es criterio del Tribunal Federal Electoral la libre expresión de las ideas y la crítica dentro de los institutos políticos, siempre que no atente en contra de sus principios, cuestión que nunca ha acontecido, toda vez que todas mi declaraciones han sido una relación de hechos que ya eran públicos, derivados de decisiones que lesionan la vida democrática de MORENA, porque es un deber de todo militante hacer cumplir los Estatutos, los cuales han sido violentados por la propia Presidenta nacional de MORENA y su Nomenclatura, y cuyas acciones y decisiones se ven reflejadas en los múltiples juicios promovidos por los propios militantes y que se han interpuesto en casi todos los tribunales electorales en el país.

Los militantes y simpatizantes de MORENA no aprueban la conducción autoritaria ni antidemocrática de su dirigencia nacional.

También es falso que yo haya hecho público asuntos internos de MORENA. Eso es imposible, ya que nunca he sido invitado ni conozco cómo se han procesado internamente las pésimas decisiones que se han tomado. Aún más, las famosas Encuestas de MORENA son el secreto mejor guardado y nadie las tiene ni las conoce, salvo ellos que las realizan.

Pero el tema central es otro:

Esta resolución en mi contra revela su verdadero rostro:

Quieren imponer una ley mordaza al interior de MORENA, para atemorizar a toda la base militante, para apoderarse del control total del aparato político, administrativo y electoral, para después imponer incondicionales, a fin de consolidar una línea política autoritaria, totalitaria, represora y censora de las libertades públicas y de los derechos políticos.

El riesgo político mayor para MORENA y para México, no es que me sancionen a mi hoy, sino que el día de mañana –cuando ya hayan impuesto a todas las dirigencias estatales y municipales del país– quieran imponer esta visión autoritaria, excluyente y represora a toda la sociedad mexicana.

Es el huevo de la serpiente de un régimen político totalitario, en donde tratarán de incorporar estos mismos criterios que me están aplicando, al Código Penal y a las leyes respectivas en el mediano plazo, para que sea el primer escalón para que después se convierta en un delito grave exponer una crítica a MORENA, al Gobierno y a sus integrantes.

Así surgen las dictaduras: lo primero que hacen es coartar y apagar la libertad de expresión, luego van por la dogmatización de las masas vulnerables y posteriormente, organizan a los ejércitos de fanáticos que se mueven a la voz de la irracionalidad política, para imponer –por la vía represora y con la legitimación legal– un pensamiento único, en donde la discrepancia y las voces discordantes o críticas serán sometidas, anuladas, reprimidas y sancionadas por cualquier vía posible, porque según ésta línea política autoritaria, ellos son los únicos poseedores de la verdad y quien no coincida con ella, es un traidor a su causa.

Bajo estos preceptos se han construidos las dictaduras de izquierda y de derecha.

Son igualmente intolerantes y represores.

Hoy inició la purga del pensamiento democrático en MORENA. Es una mala noticia para México.

Porque no se trata de mi persona, se trata de que hoy ya sabemos qué piensan y qué traman, ante la vista de todo el país, porque quieren dar una lección ejemplar y dar el paso para ir construyendo su proyecto autoritario, excluyente, antidemocrático y totalitario.

Lo dicen claramente. No van a permitir la disidencia, hoy es en MORENA, mañana querrán imponer esa misma censura a todos los mexicanos.

Confío en que no cuenten con el apoyo del Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien siempre ha luchado contra todo vestigio de autoritarismo. Él es un demócrata. La Nomenclatura que controla a MORENA no lo es.

Que nadie se llame a engaño.

Como diría Don Alfonso Reyes: es la raya en el agua.

Esa Nomenclatura de tufo estalinista está enviando un claro mensaje que presagia tiempos de censura, represión y de leyes mordaza.

No lo debemos permitir. Más allá de mi posición personal, está en juego la construcción de un nuevo régimen político democrático, tolerante, incluyente, plural, dialogante y respetuoso de las libertades públicas y de los derechos políticos.

Estamos a tiempo de que los radicales y dogmáticos los pongamos en el lugar que tienen: son una minoría minimurum en México.

Somos mucho más millones de mexicanos los que deseamos vivir en un régimen político con instituciones sólidas y poderes públicos que promuevan una democracia plena, genuina, legítima y vigorosa, en un Estado de Derecho que garantice todos los derechos para todos.

No permitiré que está minoría radical se apodere de MORENA, que es el patrimonio democrático del pueblo de México y que es el instrumento que tenemos para impulsar la 4a. Transformación y no la 4a. Deformación.

Continuaré mi gira nacional como militante legítimo de MORENA, como Consejero Legítimo del movimiento y como Senador Suplente del Senador Ricardo Monreal.

Y mantengo firme mi decisión –cuando se abra la convocatoria– para competir por la Presidencia nacional de MORENA, en una elección democrática abierta a todos los ciudadanos.

Y seguiré exigiendo que se abra la afiliación a los millones de mexicanos que desean integrarse al movimiento popular más importante en la historia de México y que hoy ésta Nomenclatura facciosa les tiene cerrada la puerta.

Por las libertades todo, contra las libertades nada.

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado