martes, julio 5, 2022
InicioInternacionalOnce candidatos de Estados Unidos que pueden hacer historia

Once candidatos de Estados Unidos que pueden hacer historia

Por su origen, género, edad, creencias o sexualidad, un grupo de candidatos aspira a hacer historia en las elecciones de Estados Unidos que se llevarán a cabo este martes, abriendo la posibilidad de abrir las instituciones a una mayor diversidad.

Miles de cuentas falsas son desactivadas en Twitter previo a elecciones en Estados Unidos

Trump enfrentará grandes desafíos en elecciones del martes

La primera de ellas es Alexandria Ocasio-Cortez, la congresista demócrata más joven.

Atrajo las miradas cuando a sus 28 años, casi sin pasado político y con un presupuesto 10 veces menor que el de su contrincante, se impuso entre las bases de su partido a Joseph Crowley de 56 años, considerado el cuarto demócrata más influyente en la Cámara de Representantes.

Esta mujer latina del Bronx que trabajó como camarera puede convertirse en la mujer más joven de la historia en llegar al Congreso estadounidense en representación de Nueva York.

Entre sus propuestas defiende expandir el programa de salud pública a todos los ciudadanos y eliminar la agencia de deportaciones (ICE).

Por su parte Andrew Gillum de 34 años, alcalde de Tallahassee desde 2014, puede ser el primer gobernador afroamericano de Florida.

Es una de las voces más progresistas del Partido Demócrata y tiene el desafío de cosechar una victoria para la “ola azul”, convenciendo a un Estado en manos republicanas durante casi 20 años.

Su discurso se dirige a los ciudadanos más vulnerables, con eslóganes como ‘Nadie debiera elegir entre ir al doctor o pagar la renta’.

Gillum propone subir los impuestos a las grandes corporaciones para inyectar más fondos a las escuelas públicas, promover un sistema de salud universal y elevar el salario mínimo a 15 dólares la hora.

Christine Hallquist puede convertirse en la primera gobernadora transgénero de Estados Unidos.

La representante de Vermont ya hizo historia al ser la primera candidata trans de un partido importante.

El caso de Kiah Morri, la única mujer negra de la Cámara de Representantes de Vermont, que renunció a su puesto en septiembre tras ser víctima de comentarios racistas, empujó a Hallquist a postularse.

Jared Polis de 43 años, político, empresario y filántropo puede convertirse en el primer gobernador abiertamente homosexual del país.

Representante demócrata del Segundo Distrito Congresional de Colorado desde 2009, ha pavimentado una exitosa carrera desde muy temprana edad.

Hoy se estima que tiene un patrimonio neto de casi 400 millones de dólares; es el favorito de las encuestas y es bastante moderado, algo que le ha supuesto críticas dentro de su formación política.

La abogada, escritora y política demócrata Stacey Abrams compite en Georgia para ser la primera gobernadora afroamericana del país.

Desde 2011 hasta el año pasado fue líder minoritaria de la Cámara de Representantes de dicho Estado.

Si es elegida, promete ser “la gobernadora de la educación pública”, aumentando el presupuesto en dicha área después de años de recortes. También propone ampliar los seguros de salud y los servicios para los drogadictos (uno de sus hermanos lo es).

Su campaña ha estado enfocada en movilizar a los afroamericanos y a los jóvenes, dos grupos que no suelen participar en las elecciones.

Lupe Valdez, que durante años fue sheriff de Dallas puede convertirse en la primera gobernadora de Texas de origen latino y lesbiana.

La demócrata obtuvo más votos que cualquier otro candidato de su partido en las primarias.

Durante casi 30 años trabajó en el Departamento de Seguridad Nacional, dedicándose a casos de fraude y drogas, antes de ser elegida sheriff. Una de las críticas que se le han hecho es que se escuda en su sexualidad y sus orígenes para esquivar preguntas políticas en los debates.

Deborah Haaland, candidata demócrata por Nuevo México puede convertirse en la primera indígena en llegar al Congreso de Estados Unidos.

Haaland, de 57 años, pertenece a la tribu de Pueblo de Laguna, una de las 566 reconocidas legalmente en el país.

Lleva casi dos décadas entre las bambalinas de la política.

En 2015 se convirtió en la líder del Partido Demócrata del Estado y contribuyó a que la Cámara de Representantes de Nuevo México pasara a control demócrata.

Rashida Tlaib, hija de padres inmigrantes palestinos puede convertirse en la primera musulmana que llega al Congreso en representación de Michigan.

La carrera ya la tiene asegurada porque los republicanos no presentan candidato, el escaño que ocupará lo dejó libre en diciembre el demócrata John Conyers, quien renunció al cargo que había ostentado durante más de 50 años por denuncias de acoso sexual.

La abogada de 41 años, integra el ala más progresista del Partido Demócrata y su triunfo en las primarias se interpretó como un azote al “establishment”.

Ilhan Omar se convirtió en noviembre de 2016 en la primera legisladora somalí-estadounidense del país.

Dos años después puede ser la primera mujer de ese origen en llegar al Congreso en representación de Minnesota.

La musulmana demócrata de 33 años promueve la sanidad universal, la abolición del ICE, (por sus siglas en inglés), la gratuidad de la matrícula en las universidades y el aumento del salario mínimo a 15 dólares la hora.

La zona por la que se enfrentan, que incluye Minneapolis -donde vive una gran comunidad de somalíes-, no ha sido representada por un republicano desde 1962.

Ayanna Pressley, oriunda de Chicago, puede convertirse en la primera afroamericana que representa a Massachusetts en el Congreso.

La candidata del ala progresista del Partido Demócrata dio la sorpresa en las primarias cuando desbancó a Michael Capuano, un político con 20 años de experiencia en el Congreso.

La victoria de Pressley, de 44 años, en el único distrito con mayoría no blanca del Estado es segura ya que los republicanos no presentan a nadie.

Fue víctima de acoso sexual cuando era niña y nuevamente a los 19 años, y siempre ha defendido los derechos de las mujeres.

La republicana del ala más extrema, Marsha Blackburn, puede ser la primera senadora de Tennessee, uno de los seis Estados que nunca ha tenido una representante en el Senado ni como gobernadora.

Apoya la construcción del muro en la frontera con México, las leyes contra la inmigración de Trump y el castigo a los jugadores de la liga de fútbol americano que se arrodillen cuando suena el himno.

La candidata de 66 años, ha tenido una larga trayectoria política pero Taylor Swift puede que la interrumpa, la estrella pop invitó a sus seguidores a no votar por Blackburn, lo que disparó los registros de votantes en los días siguientes.

Con información de El País

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

Ultimas noticias