martes, enero 31, 2023
InicioInternacionalGanadora de Nobel de la Paz relata el horror vivido como esclava...

Ganadora de Nobel de la Paz relata el horror vivido como esclava sexual

“Ninguno de los hombres mostró clemencia alguna. Todos las violaron violentamente, de forma “inhumana”. Las cosas que nos hicieron fueron horribles”, narra Nadia Murad.

Nadia Murad, una exesclava sexual de ISIS, galardonada con el Nobel de la Paz por sus esfuerzos para terminar con el uso de la violencia sexual como arma de guerra ha contado los episodios crueles de abuso, luego de que combatientes del autodenomidado Estado Islámico (EI) entraron en la aldea de Nadia Murad en Irak, mataron a todos los hombres, incluyendo a seis de sus hermanos.

18 miembros de la familia de Nadia que están muertos o desaparecidos.

“Se llevaron a los niños mayores de cuatro años a campamentos de entrenamiento. Luego, se llevaron las niñas mayores de nueve años. Después se llevaron unas 80 mujeres, todas mayores de 45, incluyendo mi madre. Unos dicen que las mataron, otros que no. Sin embargo, cuando parte de Sinjar fue liberada, se encontró una fosa común con sus cuerpos”.

Ella y cientos de otras mujeres yazidíes (minoría religiosa, considerada infiel por el EI) fueron secuestradas, vendidas y pasadas de mano en mano por hombres que las violaron en grupo. Fueron víctimas de lo que EI llama “yihad sexual”.

La joven relata a la BBC que fue un 3 de agosto de 2014, cuando Estado Islámico atacó a los yazidíes en Sinjar, una región en el norte de Irak, cerca de una montaña del mismo nombre. Antes de eso habían atacado lugares como Tal Afar, Mosul y otras comunidades tanto chiitas como cristianas, forzando a sus habitantes a abandonar sus hogares.

Ese día, asegura, 3.000 hombres, ancianos, niños y discapacitados fueron masacrados por Estado Islámico.

“Rodearon la aldea por unos días pero no entraron. Intentamos pedir ayuda por teléfono y otros medios…pero no llegó la ayuda, ni de adentro de Irak ni otras partes”, explicó.

Nobel de la Paz para el ginecólogo Denis Mukwege y Nadia Murad

Nobel de Química para científicos que desarrollaron proteínas copiando la evolución

“Desde las ventanas de la escuela podíamos ver a los hombres siendo acribillados”, comentó Nadia a quien se la llevaron con otras mujeres. En el grupo había unas 150 niñas, incluyendo tres de sus sobrinas menores.  Las transportaron en autobús hasta Mosul, al cuartel general de EI, donde encontraron muchas niñas jóvenes, mujeres y menores allí, todas yazidíes.

“En el trayecto nos tocaban los senos y frotaban sus barbas en nuestra cara”, narra Nadia que cada hora, los hombres de EI llegaban y seleccionaban algunas niñas. Se las llevaban, las violaban y las devolvían después.Cada uno de los combatientes seleccionó a una de las niñas, algunas de entre 10 y 12 años.

Cuando le llegó su turno, Nadia fue seleccionada por un hombre muy gordo que la apartó y la llevó a otro piso pero, cuando otro combatiente pasó por enfrente, le rogó que se la llevara en lugar del hombre gordo.

“El más delgado me llevo a su lugar, tenía guardaespaldas. Me violó, fue muy doloroso”, dijo. “En ese momento me di cuenta de que habría sufrido igual, no importa quién me hubiera llevado”.

Botín de guerra

Nadia cuenta que la respuesta de los secuestradores a tan terribles hechos era que “Los yazidíes son infieles, no son un pueblo de las escrituras y merecían ser destruidos”.

Muchas niñas secuestradas decidieron suicidarse pero siempre tuvo fe. “Creo que todos debemos aceptar lo que Dios nos ha dado, sin importar si eres pobre o hayas sufrido una injusticia, todos debemos soportarlo… Dios estaba en mi mente cada minuto, aun cuando estaba siendo violada”.

Nadia intentó escapar la primera vez por una ventana, pero un guardia la atrapó inmediatamente y sufrió el castigo de dicha acción “Me violaron en grupo. A esa práctica la llaman yihad sexual”.

¿Cómo escapó?

Estuvo viviendo en Musúl y aprovechó una oportunidad que tuvo cuando le ordenaron alistarse porque iba a ser vendida

“Golpeé en una casa, una familia musulmana que no estaba conectada con EI vivía ahí y les pedí ayuda. Les dije que mi hermano les daría lo que quisieran a cambio”.

Por suerte la familia no apoyaba a EI y la ayudó en lo posible.

“Me dieron un abaya (velo) negro y un documento de identidad islámico y me llevaron hasta la frontera”.

Ahora libre, Nadia Murad se ha convertido en una activista viajando por el mundo y haciendo campaña para llamar la atención a la tragedia de los yazidíes.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

Ultimas noticias