fbpx
Síguenos en:

Lifestyle

La herencia que recibirá el príncipe Carlos cuando la reina Isabel II muera

Cuando el Príncipe de Gales suba al trono, todo lo de su Ducado pasará a manos del Príncipe William.

Publicado

en

La reina Isabel II ha batido el récord de longevidad frente al trono, sin embargo los fanáticos de la realeza británica ya comienzan a hacerse a la idea de que en un futuro no muy lejano, la monarca ya no estará. Será entonces cuando inicie la nueva etapa de la familia real.

Cuando esto pase, será el príncipe Carlos a quien le correspondería llevar la corona, sin embargo los expertos en la realeza piensan que abdicará y será su hijo William quien tome el trono. Y cuando esto ocurra ¿qué herencia le corresponde a Carlos de su madre, la reina Isabel II?

Cada año, el Ducado de Cornualles del que todo príncipe de Gales se beneficia desde 1337, le otorga una cifra millonaria (aproximadamente 23,4 millones de euros), con esto Carlos paga a sus trabajadores y asigna una cantidad a sus hijos William y Harry. El día que la reina Isabel muera, todo esto se terminará, la corona pasará a sus manos y el Ducado de Cornualles a su hijo William.

La emotiva promesa que el príncipe William le realizó a Lady Di

Revelan a quién se parece Archie, hijo de los Duques de Sussex

Y es que, la reina Isabel es rica, pero gran parte de sus riquezas pertenecen a la corona. Cuando Carlos pase a ser rey se beneficiará de todo eso; el Ducado de Lancaster y la asignación anual del Fondo Soberano. La realidad es que los royals reciben dinero público, por lo que las tierras y negocios de la reina Isabel le pertenecen a la corona. En caso de que Carlos abdicara, quedaría sin prácticamente nada de todo lo que recibe actualmente, salvo por sus ahorros y bienes personales, como las propiedades de la reina.

Aparte de unos cuantos cientos de millones de libras, existen dos propiedades que pertenecen a Isabel, estos son el castillo Balmoral y la residencia de Sandringham. Se supone que la fortuna personal se repartirá entre su hijo, sus hermanos y sus nietos. Pero Balmoral y Sandringham son propiedades importantes para la tradición royal. Balmoral ha sido el escenario de todas las vacaciones de la reina, y en Sandringham han acudido a morir casi todos los reyes hasta ella.

Y hay un precedente con lo de las últimas voluntades: en 1952, la reina madre se compró un viejo castillo en Escocia, una ruina más bien. El castillo de Mey. Tras dedicar su vida a rehabilitarlo, la voluntad de la reina madre fue que en 1996 el castillo pasase a ser parte de una fundación benéfica, presidida y administrada por Carlos.

Al final todo depende de la última voluntad de la Reina Isabell II, por lo que Carlos tendrá que pensar dos veces si lo más conveniente para él es abdicar en William cuando llegue al trono.

Síguenos en Facebook ED Entretenimiento.

Más noticias de entretenimiento AQUÍ.

Con información de Vanity Fair.