Síguenos en:

Editorial

Se Debe Mantener la Alerta con las Lluvias

Por lo tanto no se debe bajar la guardia ante esta aparente tregua que han concedido las precipitaciones pluviales.

Publicado

en

Sin duda alguna no sólo las lluvias de las últimas semanas han resultado atípicas sino la estación misma de lluvias del presente año son muy atípicas, sobre todo considerando que no estamos ni a la mitad de la misma. Por lo tanto no se debe bajar la guardia ante esta aparente tregua que han concedido las precipitaciones pluviales.

Hemos podido ver cómo en distintas zonas de la República Mexicana se han presentado toda una gama de infortunios con motivo de las lluvias, pues juntando la gran cantidad de agua que se ha precipitado sobre el país, así como la basura arrojada a la vía pública o que ha llegado a ella de una forma u otra y que sirve para formar grandes tapones en el sistema de drenado, como también las malas obras que se han construido por el hecho de haberse ignorado toda una gama de especificaciones, así como desconocimiento de la zona donde se han llevado a cabo la construcción de infraestructuras carreteras, se han presentado socavones de terribles dimensiones, así como derrumbes en los caminos del país como también en las autopistas en general. Lo cual nos puede dar un indicativo de lo que podríamos tener más adelante cuando lleguemos al punto crítico de la época de lluvias. Pues incluso, ríos que se llegaron incluso a salir de cauce han vuelto al mismo pero sin alcanzar aún sus niveles normales y es que en los sitios serranos la lluvia ha disminuido pero no ha dejado de caer, lo cual resulta benéfico para que los ríos se mantengan en cauce pero esto no es indicativo de que así será el resto de la temporada. De ahí entonces la recomendación de no bajar la guardia en lo que respecta a las medidas preventivas a mantener presentes. Y ni se diga mantener la comunicación con los tres niveles de las autoridades de Protección Civil a fin de saber con exactitud las condiciones meteorológicas con la finalidad de no sólo monitorear ésta, sino también estar enterado de la eventualidad de que se presenta algún meteoro que pudiera afectar la zona en donde vivamos, por lo que en su caso, de formarse la menor turbulencia se le debe dar el seguimiento debido por el caso de poder alcanzar niveles mayores de categoría.

Lo anterior si se vive en alguna zona de alto riesgo, como lo hemos dicho, tratándose de algún sitio cercano a algún río o reservorio de agua o en lugares montañosos en donde las elevaciones puedan alcanzar un límite mayor de lluvia de la que puedan absorber y se puedan presentar deslaves o derrumbes.

Por lo tanto, como en todos los casos, es mejor prevenir que lamentar. Debemos dar entonces la debida atención a lo relacionado con el estado del tiempo, ya bien se trate por estar informados o en caso de salir a carretera y sobre todo estar atentos a los avisos que hay en los caminos a recorrer con la finalidad de evitar accidentes.

 

Editorial

Cuatro propuestas para defender al periodismo libre

En México, la principal amenaza al periodismo libre son los  grupos delictivos, que muchas veces operan bajo el amparo o complicidad de autoridades corruptas.

Publicado

en

Margarita Zavala / El Universal

Thomas Jefferson dijo que “si me dan a elegir entre un gobierno sin periódicos o periódicos sin gobierno, no dudaría en preferir lo segundo”. Esta frase subraya la importancia que tiene para cualquier democracia la libertad de expresión y la prensa libre como contrapeso del poder político y como vigilante del desempeño gubernamental.

En México, la principal amenaza al periodismo libre son los  grupos delictivos, que muchas veces operan bajo el amparo o complicidad de autoridades corruptas. En 2017 en nuestro país murieron asesinados 17 comunicadores. Y empezamos 2018 con el homicidio de Leslie Montenegro, una YouTuber que, según diversos medios de comunicación, había recibido amenazas en redes sociales por el contenido de sus videos.

No sorprende que la organización no gubernamental Freedom House haya reclasificado a México de país “libre” a país “parcialmente libre”, en parte como resultado de los atentados contra periodistas. Y Reporteros Sin Fronteras asegura que México es el segundo país más peligroso del mundo para ejercer el periodismo, sólo después de Siria.

Ante esta realidad, es evidente que hace falta un nuevo modelo de protección a periodistas por parte del gobierno federal. Cuatro acciones que resultan urgentes son:

Primero, fortalecer en serio a las instituciones encargadas de la defensa de los periodistas. Cuando la PGR pase a ser Fiscalía General, es fundamental que se incrementen los recursos financieros y humanos de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos contra la Libertad de Expresión a fin de dotarla de capacidad real de prevención y respuesta. También habría que crear una unidad especial de protección de periodistas –y defensores de derechos humanos– en la Policía Federal.

Segundo, como lo han propuesto diversos especialistas, es indispensable trabajar con los medios y organizaciones de la sociedad civil para elaborar un mapa de riesgos a fin de identificar dónde están los medios y periodistas más vulnerables. A ellos se les debe brindar protección federal permanente.

Tercero, coincido con Alejandro Hope, quien ha planteado la idea de implementar una estrategia de disuasión focalizada. Con ella, se advertiría de manera explícita a los grupos criminales –y a cualquier autoridad local corrupta– que cualquier homicidio o desaparición de periodistas será atraído inmediatamente por el gobierno federal y generará una reacción inmediata y firme en contra del grupo responsable.

Y cuarto, contrarrestar el silencio. Los atentados contra periodistas buscan acallar a la prensa local. Hay que enviar el mensaje a los grupos criminales de que matar a un periodista tendría el efecto exactamente contrario: los medios nacionales difundirían de manera prominente las notas sobre delincuencia y corrupción que el periodista asesinado o el medio agredido publicaron antes de ser atacados o que estuvieran investigando. Hay que dejar claro a los delincuentes de que, si quieren silencio matando periodistas, lo que van a obtener es toda la atención del país a sus actividades criminales.

Para resolver el problema de la inseguridad y la violencia se pueden contrastar, discutir y mejorar las propuestas y las estrategias. Pero el ingrediente que no puede hacer falta es un gobierno honesto y valiente que haga su trabajo. Yo quiero ser Presidenta de México para encabezar un gobierno así, que asuma plenamente su responsabilidad y le devuelva a nuestro país la seguridad y a la prensa su plena libertad, para bien de nuestra democracia. Hace unos días me reuní con los representantes del Comité para la Protección de los Periodistas y les dije lo mismo que expongo en mi libro Es la Hora de México, que un periodista tenga miedo de hacer su trabajo es un atentado contra la libertad de todos los mexicanos.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook/ElDictamen.

Más noticias AQUÍ.

continuar leyendo

Editorial

Una vida de servir a Veracruz y a México

Larga es ya la jornada, cómo que en el curso de ella dos guerras asolaron al mundo. Han nacido y muerto sistemas sociales que exigieron como tributo para un nueva vida la servidumbre de millones de hombres.

Publicado

en

El Dictamen

Publicado en El Dictamen el 16 de septiembre de 1959

Llegamos a otro aniversario de nuestra existencia.

Con el que hoy cumplimos, son sesenta y un años los que han transcurrido desde el día en que nos presentamos a servir a Veracruz.

Larga es ya la jornada, cómo que en el curso de ella dos guerras asolaron al mundo. Han nacido y muerto sistemas sociales que exigieron como tributo para un nueva vida la servidumbre de millones de hombres. En el curso de esta etapa de vida nuestra el anhelo cósmico del hombre lo ha conducido hasta la aventura de las estrellas.

Nos ha tocado escribir de la Gran Revolución Mexicana desde que se presentaron los primeros brotes doctrinarios, para pasar a la violencia y alcanzar la madurada fuerza del Constitucionalismo.

Por las páginas de este diario han desfilado, en sus 61 volúmenes, sucesos y personajes que han movido el interés público en todos los aspectos de la vida nacional e internacional; algunos de ellos han sido Historia; otros, fugaces, apenas si marcaron una leve huella informativa.

Y aquí estamos como aquel 16 de septiembre de 1898, en que salió el primer ejemplar de EL DICTAMEN, entre el alborozo de las fiestas patrias y el natural entusiasmo de salir a la calle para pregonar una información y para definir una línea de conducta.

En el orden espiritual nada ha variado de aquella fecha a la de Hoy. Estamos penetrados de la misma idea; nos vitalizan las mismas fuerzas creadoras de entonces: el optimismo es el mismo; el entusiasmo es tan grande ahora como en aquella fecha en que nos lanzamos a la gran tarea de informar.

La vida de un diario no es como la del hombre que alguna vez llega a cubrirse de amarguras, desengaños y pesimismo. Un diario, si tiene la auténtica jerarquía de informador y orientador, jamás puede invadirlo el desaliento.

Sabe que los hechos son transitorios; que la vida y la muerte son factores concurrentes en la gran jornada de la Humanidad, pero por encima de la cuna y de la tumba alumbran los ideales.

Por eso, aquí estamos, como siempre; convencidos de que nuestra existencia no es un simple sobrevivir, sino un pleno existir.

No representamos el pasado ni encarnamos a la vejez.

Un diario, para que de verdad lo sea, debe ser siempre joven, porque la juventud no es una etapa, sino un estado creativo que puede perderse pronto o guardarse siempre. Al meditar, vemos claros signos de juventud en nosotros. Nos hemos identificado con el anhelo apasionado del Estado y de la Patria.

Vemos siempre hacia el futuro, no al pasado que está guardado en los infolios de la Historia, sin devenir que está por escribirse, donde siempre hay una oportunidad para todos.

Sabemos con toda certidumbre que no está a la zaga, sino en la línea justa. La seguridad de misión cumplida nos la confirma todo lo que nos rodea.

No es cierto que un diario cumpla su misión únicamente con informar objetivamente de los hechos, debe orientar, porque en esto reside la dimensión trascendente de su labor social.

Pero esa orientación no nace de una pura espiritualidad interior; de la opinión de los redactores del limitado círculo de quienes forjan diariamente el periódico; sino de la auscultación, de la recolecta diaria de ideas de entre todos los sectores sociales lo que exponen las más honradas voces de la comunidad.

La fuerza del diario nace en su condición pura de exponente de los ideales de la sociedad.

Durante 61 años hemos trabajado infatigablemente para mantenernos en la posición original de informar y orientar.

Más allá de las puertas de la Redacción de EL DICTAMEN está la respuesta a ese esfuerzo.

Nos conforta el espectáculo de progreso que la agricultura, la ganadería y la industria han realizado en el Estado de Veracruz, porque en cierta medida hemos contribuido a ella.

El ambiente de respeto a la pequeña propiedad ha sido debatido en múltiples ocasiones en las páginas de este diario y la terminante voz del campo ha canalizado en proposiciones concretas en EL DICTAMEN.

La pacificación del campo, el establecimiento de nuestros cultivos; la tecnificación rural; la inseminación artificial, en fin cuanto contribuye a mejorar la vida de millones de campesinos, ha sido tratado en las páginas de EL DICTAMEN hasta forjar una sólida y comprensiva opinión pública para orientar la resolución de los problemas. Y si ha habido una expectante exposición de los problemas del campo, misma cosa ha ocurrido en el aspecto urbano.

Hemos combatido sin tregua y seguiremos combatiendo cuanto represente negación para el Estado y el país.

Todos los perseguidos por la injusticia han encontrado en las páginas de EL DICTAMEN tribuna para hacerse escuchar.

La lucha contra todas las demagogias y contra todos los extremismos, nos han fortalecido y han logrado en la serena convicción de que la patria es conjunción de esfuerzos y que la misión periodística fortifica esa unidad nacional.

Puede haber muchas voces exteriores insinuantes y panoramas alucinantes más allá de la frontera de México. Nada tenemos que buscar allá. Nuestra misión es la de afirmar substancial y constructivamente que poseemos los elementos espirituales para depurarnos y alcanzar la meta de una justicia imparcial, alfabeto y pan para todos; posibilidad de triunfo personal para el engrandecimiento colectivo de la Patria.

Queda mucho por hacer; pero lo esencial es la vigencia de los ideales: la fe en el futuro; la confianza en nuestro pueblo y la serena convicción de que avanzamos.

EL DICTAMEN participa del mismo espíritu de Veracruz y de México, sin alardes jactanciosos, pero con el mismo propósito de trabajo.

Por eso, aquí estamos, como siempre, con el clásico alborozo de dos conmemoraciones, el de la Independencia Nacional y el de nuestro nacimiento, que festejamos con la promesa de servicio, cada vez con mayor medida, a México y a Veracruz.

 

continuar leyendo

Editorial

Cuidado con los Golpes de Calor

Ahora que se está experimentado en todo su rigor la llamada “Canícula”, que es como se nombra al periodo más caluros del año, que de acuerdo con los expertos comprende entre el veinticuatro de julio y el dos de septiembre…

Publicado

en

Ahora que se está experimentado en todo su rigor la llamada “Canícula”, que es como se nombra al periodo más caluros del año, que de acuerdo con los expertos comprende entre el veinticuatro de julio y el dos de septiembre, y verdaderamente en estos días las altas temperaturas hacen de los días más lapsos menos que insoportables. Si a esto le agregamos los cambios climatológicos globales que se están padeciendo en todo el mundo, no hay nada más que observar un gran cuidado para evitar los llamados “golpes de calor”.

Este fenómeno consiste en el aumento de la temperatura del cuerpo por una exposición prolongada al sol, o sea, la insolación clásica o por hacer ejercicios en ambientes calurosos o con poca ventilación. Al punto que el cuerpo pierde agua y sales esenciales para su buen funcionamiento. El calor suave resulta agradable, pero en exceso puede llegar a producir problemas de salud. Un “golpe de calor” se origina cuando la temperatura corporal sube por encima de los cuarenta grados. El organismo humano funciona a unos treinta y siete grados y es bastante sensible a las variaciones externas. Para ello, dispone de mecanismos que regulan su temperatura, como el sudor, y distribuyen el calor mediante la sangre y lo expulsan hacia el exterior. Cuando se sufre un “golpe de calor” todos estos mecanismos dejan de funcionar, sube la temperatura y se pierden abundantes líquidos corporales. Todo ello eleva las probabilidades de padecer daños neurológicos e, incluso, de morir.

La temperatura a la que se puede producir un golpe de calor varía según el individuo. Las personas mayores de sesenta y cinco años y los niños menores de seis son más vulnerables, así como los turistas que viajan de zonas frías a sitios más cálidos, a cuyo tipo de clima no están acostumbrados. También las personas con alguna discapacidad física o psíquica, los enfermos crónicos y los pacientes cardiacos tienen más probabilidad de sufrir un golpe de calor.

Por lo anterior se hace más que necesario el cuidar la exposición a los rayos solares, sobre todo en las horas de mayor intensidad de éstos, que por lo regular son de las nueve de la mañana a las seis de la tarde, como también se deben de usar ropas holgadas, preferentemente de color blanco o claros, fabricados a partir de fibras naturales, como sería el algodón o el lino. Cubriese la cabeza con un sombrero de paja y con espacios entre la parte que queda sobre la cabeza a fin de permitir la circulación del aire, de preferencia el sobrero debe ser de ala ancha a fin de que proteja también el cuello e incuestionablemente el rostro. También se recomienda el uso de filtros solares en las partes del cuerpo expuestas a los rayos solares, sobre todo aquellas que bloqueen al cien por ciento los peligrosos ultravioletas.

Pero, si se puede evitar el contacto con los rayos solares, mejor, sobre todo en estos días que como decimos al principio de este espacio editorial, son reconocidos por los expertos como los más calurosos del año.

 

continuar leyendo

Tendencias