Ante los hechos, el directivo de los Tiburones pidió más detalles, pero no se los dieron: “No entiendo bien, explíqueme… No se ponga nervioso”, le comentaba Kuri al apoderado, quien se alejó de la camioneta en la que pretendía ingresar Fidel.