fbpx
Síguenos en:
.

Deportes

Rafael Nadal agranda su leyenda y gana su cuarto US Open

Publicado

en

Nueva York fue testigo de la grandeza de Rafael Nadal. En un frenético partido donde apeló a su orgullo, el tenista español sacó la casta y doblegó al ruso Daniil Medvedev por 7-5, 6-3, 5-7, 4-6 y 6-4 en una vibrante final que durante casi cinco horas tuvo al borde del asiento a los asistentes en Flushing Meadows.

Fue un choque brutal que parecía estar controlado por Nadal, quien se agenció los dos primeros sets, sin embargo el ruso apretó y puso contra las cuerdas al español, quien al final terminó por agenciarse su cuarto US Open y su Grand Slam número 19, quedando a uno del récord de 20 que ostenta Roger Federer.

En el primer set se sucedieron los intercambios largos. El moscovita, que saldrá del torneo como cuarto del ranking, hizo gala de su excelente movilidad, pese a medir 1,98 m. Logró un break para 2-1, y Rafa se revolvió para devolvérselo. Los juegos duraban una media de seis minutos. Con 4-3, Medvedev levantó dos bolas de rotura y entendió que para sobrevivir debía montar la metralleta y liarse a tiro limpio, acortar los puntos. Pero Nadal le enredó en su tela. Varió las alturas con su revés cortado, no dejó de torturarle y llegó el 7-5.

Medvedev jugaba para levantar su primer Grand Slam, en su primera final. Y Nadal para seguir haciendo historia, para achuchar a Federer y dejar atrás a Novak Djokovic (ahora a tres, con 16). Los dos tenían un gran objetivo. Seguro con su saque, Nadal alternó drive y revés con muchos ángulos al resto y subidas a la red. El partido no se iba a ganar a la altura de la cadera del deslavazado moscovita, sino por encima y debajo. Llegó así la rotura (4-2) y el segundo parcial al saco.

Aficionado de Gimnasia muestra su amor por Maradona con peculiar tatuaje

Gustavo Matosas aterriza en San Luis

El ruso, que encontró fuerza en la provocación durante el torneo, que se retroalimentó con los abucheos del público, no se resignó a entregarse, luciendo madera de campeón. En el tercer set, volteó un break del manacorense y acabó adjudicándoselo. El nivel se elevó. Los dos comenzaron un ejercicio de autodestrucción. Sin tregua. Iban tres horas y arrancó el cuarto set. Frío e impasible, Medvedev no se inmutó. Con sus brazos como palas lo devolvió todo. Y llevó a Nadal al quinto. Nadie le había volteado nunca una ventaja de 2-0 en la final de un grande.

Inmenso, Rafa neutralizó tres bolas de break con 0-1. Fue la clave. Medvedev pidió asistencia para tratar su cuádriceps izquierdo. El revés voló incisivo, letal. Y llegó el break para 3-2. Y el 5-2. Y sacó para ganar, pero tras una tercera penalización por excederse del tiempo de saque, cometió una doble falta con segundo servicio. Se procuró dos puntos de partido al resto y no los convirtió. Y Medvedev logró una opción de break. Pero delante había un gigante. Ganó. Se tiró al suelo y las lágrimas afloraron.

Nadal está a tiro de piedra de los 20 Grand Slam de Federer y pone tierra de por medio con Novak Djokovic. Sin duda, el español está haciendo méritos propios para considerarlo como uno de los tenistas más grandes de la historia.

Síguenos en Facebook ED deportes

Más noticias AQUÍ