Presión mediática

En el fútbol sobran los ejemplos en los que ver talento a edad prematura emociona a propios y a extraños.

En el fútbol sobran los ejemplos en los que ver talento a edad prematura emociona a propios y a extraños. Puede ser que el niño que le gusta patear el balón con sus amigos se identifique con ese talento que encontró un momento de gloria en las canchas del máximo circuito, también puede ser que los aficionados de mayor edad vean en ese futbolista el sueño que no pudieron cumplir, también es probable que todo el entorno de la industria del fútbol vea en ese jugador a la pieza que hacía falta para ver a México levantar una Copa del Mundo; lo cierto es que todos nos identificamos con el joven de talento único que destaca entre los futbolistas más experimentados, todos nos emocionamos con cualquier gesto técnico “diferente” de este niño y con el actual entorno mediático se empieza a ejercer mucha presión en este.

Nombres de jugadores que destacan a temprana edad y no logran consolidarse, también sobran. A nivel internacional podemos mencionar a Yoann Gourcuff, aquel talentoso medio creativo que llegó a AC Milan con la presión de ser el nuevo Zinedine Zidane, aún así Yoann puede decir que jugó una Copa del Mundo; también está el caso de Federico Macheda con Manchester United a quien, por cierto, Chicharito relevó en su función de súper substituto. Otro caso interesante fue el de Kerlon Moura; este delantero brasileño fue mejor jugador y goleador del Torneo Sudamericano Sub17 en 2005 y también destacó por su peculiar manera de retener el balón controlando el balón con la cabeza, lo que le valió el sobrenombre de “Foquinha” y fichar por Inter de Milán sin lograr destacar y finalmente retirarse a los 29 años sin pena ni gloria.

Como les decía, nombres sobran cuando de generar expectativas en jóvenes se trata; sin embargo, el más revelador es el de Freddy Adu, un joven norteamericano de origen ghanés que a los 14 años debutó con D.C. United en la MLS, convirtiéndose en el deportista más joven en debutar en una liga profesional de Estados Unidos. Muy al estilo norteamericano, los medios de comunicación lo llamaban “el nuevo Pelé”, incluso hizo colaboraciones comerciales con “O Rei”, lo cual parecía una exageración y una presión innecesaria para Freddy. Al dar el salto a Europa 4 años después, Adu no pudo destacar en el fútbol portugués, ni el francés, ni el griego, ni el turco y el mismo caso se dio cuando probó suerte en Brasil y de nuevo en la MLS. El entorno mediático terminó por pesar demasiado, para mal, en la carrera de Freddy Adu.

Esto lo platico a raíz de que Diego Lainez se convirtió en tendencia en Twitter por el rumor de que podría regresar a préstamo a Club América, lo cual tiene tantos fundamentos como la existencia de los unicornios; este joven fue criticado por salir prematuramente a Europa, en lo cual difiero; son oportunidades únicas y puede desarrollarse mejor en ese contexto. Así dejémoslo, que se quede lejos para conseguir pasaporte europeo y que se desarrolle sin presión mediática para no convertirlo en un Adu o un Kerlon.

Síguenos en Facebook ED deportes

Más noticias AQUÍ