martes, septiembre 28, 2021
InicioDeportesGriezmann: Tenemos el banquillo para marcar la diferencia

Griezmann: Tenemos el banquillo para marcar la diferencia

Griezmann: Tenemos el banquillo para marcar la diferencia.

Tras el empate 1-1 de Francia contra Hungría. El francés considera que faltó compenetración del equipo en campo ajeno.

El delantero francés Antoine Griezmann valoró este sábado el sorpresivo empate de la Selección de Francia 1-1 ante Hungría y reconoció que deben aprender de lo sucedido de cara al partido contra Portugal en la última jornada de la fase de grupos de la Euro 2020.

“Tendremos que seguir aprendiendo”, dijo Griezmann, “seguir trabajando y mejorar algunas cosas para el día de mañana”, declaró después del partido.

El autor del único tanto de Francia en Budapest acusó el calor, pues alcanzaron 35 grados, y también el empuje de un estadio lleno que tuvo una entrada de aproximadamente 60 mil aficionados, como otro de los factores factores que jugaron en contra del equipo.

En lo que respecta al juego de Les Bleus, el atacante del Barcelona considera que faltó “compenetración” en el campo.

San Luis presenta a Marcelo Méndez como su nuevo técnico

Nicolás Sosa llega como refuerzo de Gallos de Querétaro

“Sabemos que tenemos el banquillo para marcar la diferencia en cualquier momento del partido, y detrás tenemos que ser sólidos como contra Alemania”, explicó.

El tercer y último partido de la primera fase de esta Eurocopa para el equipo de Francia será el miércoles ante Portugal, actual líder del grupo F.

La poderosa Francia tuvo un tropiezo en la Euro 2020 al rescatar un empate frente a Hungría con gol de Antoine Griezmann en el complemento. Los Magiares defendieron bien y Attila Fiola dañó a los Galos con la misma dosis que ellos le aplicaron a Alemania.

Antoine Griezmann fue el primero en marcar del trío atacante francés que conforma con Kylian Mbappé y Karim Benzema, que dejaron muestras de calidad, pero no estuvieron acertados ante la puerta de un enorme Péter Gulácsi.

Griezmann: Tenemos el banquillo para marcar la diferencia.

Hungría salió con descaro a jugar, sin temer al campeón del mundo ni especular con el resultado. A su favor tenía el apoyo incondicional de los más de 60.000 aficionados del Puskás Aréna y en contra los 35 grados que castigaban su fútbol peleón basado en el físico.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.

Y también en Instagram: @ElDictamen

Más noticias AQUÍ.

Ultimas noticias

Contenido relacionado