miércoles, febrero 1, 2023
InicioDeportesEl papel de los padres y/o tutores, dentro de la formación de...

El papel de los padres y/o tutores, dentro de la formación de los infantes que se inician en el fútbol (parte 1)

El papel de los padres y/o tutores, dentro de la formación de los infantes que se inician en el fútbol (parte 1).

Profesor Miguel Ángel Leyva/ FORVER Veracruz

La incursión de un infante dentro del deporte, normalmente es inducido por familiares o padres de familia que suelen proyectar sus propias motivaciones y/o sueños truncados de la infancia personal; sin embargo, lo mejor sería dar la oportunidad de que los propios niños(as) conozcan y experimenten distintas actividades deportivas para poder decidir de manera vivencial el deporte que desean practicar.

Otro aspecto que influye, al elegir el deporte que habrá de practicar un niño(a), suele ser el nivel socioeconómico del prácticamente o la aceptación social de dicha práctica deportiva.

En muchos otros casos, la decisión estará basada en la proximidad que con relación a su domicilio tenga una instalación o cancha deportiva, por lo que el interés del niño(a) por algún deporte o unidad deportiva pasa a segundo término y es visto como una pérdida de tiempo ya que al adulto le implica complicación en distancia y hasta dificultad de traslado.

Ante ello, considero que prevalece el gran error de ver a la formación deportiva como un gasto o una mala administración económica, puesto que el dinero y tiempo invertido se canalizan a la salud física y formación integral.

Es innegable que, muchos padres de familia o tutores, quisieran que sus hijos revivieran sus proyectos truncos o no concretados, deformando así la realidad y desarrollo humano del (la) niño(a) debe de ir adquiriendo de acuerdo con su etapa de desarrollo; tal es el caso de aquellos que en el ámbito futbolístico, sin mayor análisis de intereses y gustos, anhelan que los menores a muy corta edad hagan tal o cual jugada, anoten un gol o realicen una gran atajada como si se tratara ya de un jugador profesional de alto rendimiento.

Lo que si debería tener muy claro el padre de familia, es que ahora es momento de dejar que los menores vivan sus propias experiencias deportivas y no obsesionarse con querer vivir aquello que sólo le toca identificar y explotar al propio Infante por el gusto de lo que hace.

Un gran logro, es que los padres o tutores logren ubicar el lugar idóneo para que la enseñanza del fútbol se imparta correctamente y en un ambiente que combine la armonía con las necesidades de sus alumnos; que exista un proyecto educativo para la práctica del deporte y que se potencialicen aspectos tales como: intelectual, físico, afectivo y social.

Lo más recomendable, es que los padres no impongan demasiada responsabilidad y presión a sus hijos durante la práctica de un deporte, toda vez que tienden a inculcarles que el objetivo único es el triunfo y no dejan que el niño(a) disfrute y juegue con la tranquilidad necesaria que le puede llevar a demostrar mucho más dentro de la cancha, dejando entrever aquellas habilidades que poco a poco habrá de desarrollar durante sus entrenamientos.

Síguenos en Twitter @ElDictamen

O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Y también en Instagram: @ElDictamen
Más noticias: AQUÍ.

Competitividad en el LXVI Campeonato Nacional Interclubes

Hole in one de Fernando Castillo en el Nacional Interclubes

Ultimas noticias