fbpx
miércoles, abril 21, 2021

Constantino Zimbrón el submarino humano

Constantino Zimbrón el submarino humano. (Segunda Parte).

Por Eduardo Moreno Loyo. Instructor de Buceo Tres estrellas FMAS/CMAS / El Dictamen

Tocando puertas para obtener apoyos, Zimbrón recurre en la ciudad de México al Gral. José de Jesús Clark Flores, entonces Presidente de la Confederación Deportiva Mexicana, quien avala el intento, para que se realizara en la bahía de Acapulco, con el apoyo del Comando Submarino de la Marina.

El 18 de Diciembre de 1963, día de la verdad había llegado, para comprobar la profundidad alcanzada se recurrió a un cabo lastrado en el que se colocaron tablillas desprendibles, que marcaban la profundidad y como emergencia permanecerían dos buzos de la Armada a los 50 mts. en la embarcación se encontraban también los célebres nadadores Mexicanos, Damián Piza y Clemente Mejía y autoridades.

Ante la expectación y nerviosismo de los presentes, Zimbrón se sumergió usando dos tanques de acero, una serie de imágenes pasan por su mente, desdeñando las negativas, se aferra a su determinación. A los 50 mts. se aleja del último buzo y continua, lenta pero inexorablemente, hacia el azul profundo acompañado de su soledad.

Constantino Zimbrón, Submarino humano nadador de mar abierto y cazador submarino

Roberto Matosas en El Dictamen: Salida elegante

Pasa el tiempo y no se sabe nada de él, se teme lo peor, pero luego es avistado por las burbujas que ascienden y ya habiendo agotado su reserva de aire, un tercer buzo le provee del necesario, para para la descompresión.

Al emerger muestra orgulloso al notario y oficiales la tablilla con cota alcanzada ¡102 mts. de profundidad! ¡Marca mundial!. El mexicano, Constantino Zimbrón, llamado “el submarino humano” por la prensa capitalina, a la edad de 43 años, realizó su sueño, de ser el hombre más profundo del mundo.

Enamorado del mar, continúo practicando el buceo en su Veracruz, hasta una avanzada edad, iniciando a sus nietos Víctor Hugo Santos y Ricardo Sosa Ramírez, hoy excelentes buceadores, y en una ocasión cuando realizaba una excursión submarina con un grupo de amigos, en el arrecife de la Anegada de adentro, fue alejado de la embarcación por una fuerte corriente y al no localizarlo lo consideraron perdido, temiendo lo peor y que hubiese quedado atrapado en el fondo; se da la alarma y se organizan grupos de búsqueda en el área, entre los que participé, que son inútiles. Pues no se localiza, ni vivo ni muerto, ni en el fondo ni superficie.
Resulta que la fuerte corriente lo arrastró hacia el Sur y al notar que aun con su mejor esfuerzo no podía dominarla, se deshizo del lastre y de sus tanques de buceo.

Al caer la noche, conservando su visor y snorkel, se amarra los pies y manos para flotar mejor en posición de “bolita”, dormitando apenas. En la noche del segundo día, agobiado por el sol y el cansancio, sufre alucinaciones en la que aparece su fiel perro que siempre, aún en su moto lo acompañaba, manteniéndolo alerta. Ya estando por desfallecer a la deriva, sintió el roce de la varilla del arpón que conservó amarrado, con piedras del arrecife; dándose cuenta que el movimiento de las corrientes lo había conducido hasta la Isla Verde. A la que hizo pie con sus menguadas fuerzas y de donde fue recogido por una lancha de pescadores, que le comentaron que ya se le daba por muerto.

En agradecimiento y como devoto ferviente de la Virgen de Guadalupe, posteriormente colocó una efigie de piedra de 90 cms. En el fondo del arrecife de la Anegada de Adentro, lugar donde se perdió, a una profundidad de 35 mts. Que actualmente es un sitio de buceo, conocido como “La virgen de Zimbrón”.

Como último homenaje en vida, en 1996 las máximas autoridades deportivas nacionales. Como la Confederación Deportiva Mexicana y la Federación Mexicana de Natación, le nombraron “Prócer de la Natación Veracruzana”, en ceremonia especial en el H. Ayuntamiento de Veracruz.
Cediendo en el irremisible acto de la vida, el indómito Zimbrón fallece en 1998. Y cumpliendo su deseo se depositan sus cenizas en la madre mar, en el lugar de su virgen. Desde entonces cada 12 de Diciembre, se efectúa una peregrinación submarina, con sus nietos, y quienes fuimos sus amigos los acompañamos, para honrarlo.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.
O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Más noticias AQUÍ.

Noticias en tu correo

Escribe tu correo electrónico:

ULTIMAS NOTICIAS

Contenido Relacionado