Programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” suma importantes quejas en Veracruz

Ayuntamientos, instancias que más abusaron del programa

Rosa María Hernández Espejo, subdelegada de Programas Sociales de Bienestar en Veracruz / Foto: Alina Krauss

Más de un 60 por ciento de quejas por malos funcionamientos del programa social “Jóvenes Construyendo el Futuro” se presentaron en todo el estado de Veracruz desde su implementación con la llegada del actual gobierno federal. Tutores y becarios hicieron mal uso de dicha medida asistencial, que derivó en robo de información, creaciones de empresas fantasmas, padrones inexistentes de beneficiarios y hasta despidos de trabajadores para inscribirlos como favorecidos.

De acuerdo con la subdelegada de Programas Sociales de Bienestar en Veracruz, Rosa María Hernández Espejo, existen 90 mil 501 becarios vinculados en 15 mil 444 centros tutores, de las cuales en un 60 por ciento se registraron quejas por anomalías y malos funcionamientos.

Además, se tiene hasta el momento un ochenta por ciento del avance en las supervisiones a las empresas que ingresaron como centros tutores al programa, sin embargo, la Secretaría de Trabajo, Previsión Social y Productividad aún no procedió a dar de baja a aquellas instancias en las que se detectaron irregularidades.

Los ayuntamientos son las dependencias que más incurrieron en agravios a los lineamientos establecidos por el programa “Jóvenes Construyendo El Futuro”. Por ejemplo, la alcaldía de Xico inscribió a 300 becarios, sin embargo, al ser supervisada en dos ocasiones sólo se encontró laborando a 50 de ellos; no obstante, la subdelegación de Programas Sociales de Bienestar levantó el reporte correspondiente, pero el organismo no fue sancionado ni suspendido.

SSP presume reducción del 20% de la incidencia delictiva en Veracruz
Jóvenes no saben protestar sin violencia en México

Pero los gobiernos municipales no son los únicos que hicieron mal uso de este asistencialismo, dirigido especialmente a jóvenes que nunca antes trabajaron, sino también los empresarios, de los cuales Hernández Espejo, aseguró, abusaron de la “nobleza” del programa.

Tal es el caso de dos jóvenes del municipio de Playa Vicente, quienes ingresaron al programa para colaborar en una veterinaria, en la que el dueño los mandó en diversas ocasiones a comprarle bebidas embriagantes e, inclusive, los obligó a trabajar de noche en la feria de un palenque, con lo cual se vició uno de las principales normas: que los becarios no deben laborar más de ocho horas en los centros tutores.

Jorge Eduardo Palma Pérez-Palma argumentó que en un principio tuvo problemas para inscribirse como becario de “Jóvenes Construyendo el Futuro”, por lo que se vio obligado a acudir a la capital del estado. Allí, se percató de que personas crearon empresas fantasmas para poder inscribir a jóvenes, que en realidad no se sabe si existían o sólo eran “pantallas”.

Por otro lado, Daniel Vela Bohorquez aseguró que él ingresó a la plataforma web del programa para inscribirse, pero que después de siete meses ninguna empresa lo llamó para colaborar, sin saber hasta ahora los motivos por los cuáles no fue elegido, pues el sitio no envía notificaciones ni explicaciones. Además, expresó que la interfaz de la página de internet es muy lenta, por lo que su experiencia con el programa fue mala.

Ante esto, Rosa María Hernández Espejo dijo que en ocasiones los jóvenes no quedan como beneficiarios, ya que no ingresaron bien algún dato, por lo que la plataforma se congele. Otro factor es que las empresas también escogen a los muchachos de acuerdo a su perfil profesional, por lo que muchos aún continúan en espera.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.
O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Más noticias AQUÍ.