Crítica: GUADALUPE REYES


⭐️⭐️⭐️⭐️
Por: Mario E. Durán/Cinéfilos

Puede que ya nos vayamos con la finta con películas mexicanas de este estilo, de las cuales sabemos que a veces resultan comedias muy malas que nos hacen perder nuestro tiempo y dinero, o bien puede que nos encontremos con algo sorpresivamente fresco que nos hace pasar un muy buen reto divertidos en la sala de cine, más que nada por la enorme química que tienen sus protagonistas y las locuras creíbles que viven.

Para todos aquellos que somos mexicanos, bien sabemos que los motivos para festejar nunca nos faltan y por algo nos hemos caracterizado por celebrar hasta de lo que menos podríamos imaginar, y para nuestra está el famoso “Maratón Guadalupe-Reyes”, designación que se hizo popular en la década de los 90’s que no es más que un pretexto para iniciar la ronda de fiesta, bebidas y diversión desenfrenada por un periodo que abarca del 12 de diciembre (día de la virgen de Guadalupe), al 6 de enero (día de los Reyes Magos); y es de esta desenfrenada modalidad que surgió la idea de hacer una cinta que narra la vida de dos amigos que por azares del destino se separaron e hicieron sus propias vidas.

Desde que eran adolescentes, Luis y Hugo han sido muy unidos. Han vivido todo tipo de experiencias y los más osados desafíos. Pero a raíz de que Luis se casó con Ximena, los caminos de estos dos amigos se separaron. Diez años después, se reencuentran, para darse cuenta que su amistad está fortalecida a pesar del invencible paso del tiempo y de los contratiempos que se pueden vivir de manera personal.

Aquí lo principal es quitarnos de la mente la idea de que veremos una película grotesca y forzada (si tiene sus par de desnudos pero estos pasan desapercibidos), puesto que la naturalidad de sus protagonistas Juan Pablo Medina y Martin Altomaro (aún cuando ambos ya están muy vistos), se ve reflejada de principio a fin: el primero como un cuarentón reventado que corrió con suerte de lograr tener éxito al inicio de su trabajo y que ahora se la vive de fiesta en fiesta soportando a los denominados Millennials, lo cual lo hace ver en realidad que está solo, mientras que el segundo es un auténtico Godinez que además no está a gusto con su trabajo excesivo y su matrimonio no del todo va bien; es así como la nostalgia de ambos los une y deciden aventurarse en un reto sin límites, buscando “asesoría previa” para convertirse en los únicos en lograr esa hazaña, no importando su edad (ambos sufren los achaques de los 40’s).

Con todo el humor típico mexicano, desde sus diálogos hasta los modismos, la película en ningún momento cae en lo simple y barato como normalmente ocurre; además de las actuaciones de Begoña Narváez, María de la Fuente, Guillermo Villegas, Paco Rueda y Juan Carlos Colombo (quien se podría decir es el único que realiza una escena grotesca), el director Salvador Espinosa nos regala varios tracks musicales muy típicos de esa época, destacando sin duda un clásico de Chumbawamba y la parte nostálgica con Enrique Iglesias.

Si la miras sin tantas pretensiones sin duda la disfrutarás, y más en este tiempo en el que estamos a pocos días de iniciar la famosa ronda festiva, claro con un par de amigos que más que borrachos, se respiran más humanos, además tenemos una divertida escena post créditos.

Para más noticias y reseñas en CinéfilosMD