Día de Muertos: La promesa de Ricardo

“Siempre me dijo ‘no me dejes de llevarles flores’ y no, yo se las traigo”, dice con una sonrisa de satisfacción el rostro.

Sólo para los mexicanos la muerte puede asociarse como una celebración para recordar a sus seres queridos y revivir el amor sentido por ellos. Es precisamente por ese sentimiento que Ricardo hizo una promesa a su padre en vida: asistir al panteón cada Día de Muertos.

Recuerda que, desde niño, su papá lo llevaba cada 2 de noviembre al cementerio para limpiar la tumba donde yacen sus abuelos en el Cementerio Particular Veracruzano. Hoy, varios años después, con la edad a cuestas, la piel arrugada por el tiempo y una barba blanca, repite el mismo ritual heredado por su progenitor.

Con cuidado retira la maleza que se forma alrededor de la cripta, la lava, corta el tallo de unas flores blancas con delicadeza, está sonriente. Las inclemencias no lo detuvieron para llegar hasta el panteón, pues fallar a su promesa nunca fue una opción para él.

“Yo siempre venía con él, a traerles flores, siempre los pompones para mi abuelo y estas para mi abuelo, siempre le gustaron”, comenta.

Poca afluencia y bajas ventas en panteones este Día de Muertos

Listos los panteones para la celebración del Día de Muertos

Ricardo prometió a su padre cuidar siempre la tumba de sus abuelos.

Sobre una tumba ubicada al costado del pasillo principal del cementerio relata que a pesar de su promesa, jamás conoció a sus abuelos. Su papá perdió al suyo cuando apenas tenía 12 años y a los 15 perdió a su mamá, sin embargo, jamás perdió el amor por quienes le dieron la vida, que a través de anécdotas y acciones como esta logró también sentir.

“Siempre me dijo ‘no me dejes de llevarles flores’ y no, yo se las traigo”, dice con una sonrisa de satisfacción el rostro.

El hombre que le dio la vida ya no está más en este mundo, partió hace tres años, pero lo recuerda como el mejor de los padres, aficionado al futbol, tranquilo y muy amoroso. Tampoco se olvida de él, pues cada Día de Muertos el luto vuelve a su ser, no obstante, él lo festeja como si aún estuviera presente, tal como lo fue enseñado.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.
O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Más noticias AQUÍ.