En la opinión de….Buenos Días…

LO ÚNICO QUE HUBO FUE FACILIDAD PARA ENDEUDARSE
Le pedí a un buen amigo que le sabe a este asunto de las computadoras, me hiciera una investigación sobre de qué sitio de ventas de equipo de cómputo había las mejores ofertas del llamado “Buen fin” para comprar una impresora, pues la mía ya está fallando; pero le pedí que por favor cerciorara que fueran ofertas efectivas, no solo llamaradas de petate. Por toda respuesta me dijo que él no había encontrado rebajas efectivas, sino en su mayoría modos de como caer en peores niveles de endeudamiento vía dinero plástico o créditos. Lo cual, se lo creí a pie juntillas estoy esperando mejor a que pase ese prurito y euforia del consumismo a extremis del tal fin de semana.

PARA OFERTAS Y BARATAS ¡LOS EUA!
Aquí sí, para que vean que llamo “al pan, pan y al vino, vino”, para ofertas eficaces los EUA. Sobre todo en el llamado “Black Friday” (viernes negro), el día después de Acción de Gracias, en todo el territorio estadounidense los comerciantes echan la casa por la ventana. Este año corresponde al viernes 29 del presente mes, o sea, para ser precisos, dentro de una semana.

AL SUR DEL BRAVO TODO ES PURA TOMADA DE PELO
Reitero, ahí sí ofrecen baratas efectivas, no la pantomima que siempre se vive en México, en donde todo es un vil atole con el dedo. Pues hay casas comerciales que hablan de hasta ¡Más del 50% de descuento!, y cuando llega uno ahí, toda la mercancía no observa descuento alguno, sino que al preguntar por los descuentos, el empleado señala escondida por ahí alguna mercancía más obsoleta y fea que un totopo aguado, con un mega descuento, pero ni quien lo compre. O de plano, lo que está en “barata” sale con algún defecto y entonces ¡Hay que remar duro para lograr algún cambio!, y de lograrse, no se entrega efectivo, sino una tarjeta con la cual puede ir uno a comprar la mercadería que uno quiera dentro de la misma tienda ¡Háganme el refabrón cavor!

NADIE DEFIENDE AL CONSUMIDOR ¡NI LOS PISQUIATRAS!
En este asunto sí deberían entrar en acción las autoridades del ramo, porque es tomarle el pelo el consumidor ¿A poco no?

“¡APRIETE ESTE BOTÓN Y LA TARJETA DE CRÉDITO ES SUYA!” ¡CASI EL PARAÍSO!
Incluso, hoy por hoy, con la ayuda de los novedosos sistemas de comunicación, le están ofreciendo a uno de manera constante tarjetas de crédito como si se tratara de barajitas repetidas ¡Y ahí tienen a la gente incauta aceptando tal dinero plástico! Y a la llegada del por demás fatídico estado de cuenta es cuando comienza “el llanto y el rechinar de dientes” (Mateo 22: 13). Creo la gente sigue pensando las tarjetas de crédito son por concepto de regalo o algo así, porque incluso quienes perdieron hasta la camisa cuando aquella debacle económica en el país cuando “El error de diciembre” de la transición del poder de Salinas a Zedillo ¡Siguen con tarjetas de crédito!, cuando que este tipo de financiamiento es el más caro de todos, un auténtico agio, permitido por el Estado Mexicano.

TODA SEA POR EL BLOF, LA APARIENCIA Y ¡EL CONSUMISMO A ULTRANZA!
O sea, el consumismo es una auténtica enfermedad, el cual va aparejado con el blof: ¡Hay que aparentar, pase lo que pase o sucede lo que suceda! Y entonces todos caen en las manos de quienes poseen el poder hacer caer a la gente en el consumismo extremo. Porque, no me cabe la menor duda, infinidad de ciudadanos ya hipotecaron el aguinaldo de ante mano en este pasado fin de semana.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]