Países asiáticos crean la mayor zona de libre comercio

Quince países de Asia acordaron formar la Asociación Económica Integral Regional (RCEP por sus siglas en inglés), donde India ha quedado fuera de momento y no se contempla la inclusión de EEUU. Es un proyecto promovido por China, que se negociaba desde 2012 y se firmaría el próximo año. Los integrantes son China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda, y los diez países de la ASEAN (Indonesia, Tailandia, Singapur, Malasia, Filipinas, Vietnam, Myanmar, Camboya, Laos y Brunei).

Si India se suma al pacto, la futura RCEP abarcará el 47% de la población mundial, o 3.400 millones de personas, y el 32,2% del PIB mundial, 20,6 billones de euros, acaparando el 32,5% de la inversión global y el 29% del comercio del planeta. La alianza, que requerirá la ratificación de los respectivos parlamentos nacionales, eliminará aranceles sobre más del 90% de los bienes intercambiados entre los miembros. El acuerdo también incluye protecciones sobre la propiedad intelectual y capítulos sobre inversiones y comercio de bienes y servicios. También estipula mecanismos para la resolución de disputas entre los países.

China, como promotora de la iniciativa recibe un espaldarazo económico y político, consolidando su influencia en Asia y su liderazgo global del multilateralismo. Las negociaciones para esta alianza recibieron un nuevo impulso después de la salida de Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), ambicioso tratado de libre comercio que la Administración de Barack Obama concebía como el pilar económico para apuntalar la influencia de Washington en la región.

La retirada de EE UU por órdenes de Donald Trump supuso el fin de aquel proyecto, pese a que 11 de sus miembros lo han ratificado. La desaceleración generalizada entre las economías asiáticas por la guerra comercial entre EE UU y China terminó de suministrar el incentivo necesario para las negociaciones. Además, el RCEP y el TPP son diferentes, pues el TPP se centraba en la reducción de barreras no arancelarias (protección del medioambiente, estándares para la inversión extranjera), y el RCEP pone el énfasis en los aranceles, sin las protecciones a los derechos laborales del tratado que lideraba EE UU.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.