Suman 23 muertos en Chile tras un mes de protestas

Las manifestaciones en Chile cumplieron un mes con un saldo de 23 muertos, dos mil 365 heridos y 15 mil detenidos

Foto: Twitter

Las manifestaciones en Chile que iniciaron como reclamo por el alza de precios en el Metro y avanzaron hasta la convocatoria a un Congreso Constituyente que sustituirá la Carta Magna redactada durante la dictadura de Augusto Pinochet cumplieron ya un mes.

El presidente chileno Sebastián Piñera aseguró anoche que a raíz de estas manifestaciones ”el gobierno cambió”.

Agradeció la labor de los carabineros, militares y bomberos, quienes trabajaron en “jornadas extenuantes y muchas veces violentas, arriesgaron su vida y su integridad física”.

En el mismo discurso admitió que “en algunos casos no se respetaron los protocolos, hubo uso excesivo de la fuerza, se cometieron abusos o delitos y no se respetaron los derechos de todos”.

En Chile la prensa ha registrado 23 muertos, dos mil 365 heridos, 170 personas con problemas derivados de los proyectiles que recibieron en los ojos y 15 mil detenidos.

A pesar de que la primera manifestación se registró el 14 de octubre no fue considerada la primera porque aún era un movimiento que se limitaba a los estudiantes.

Esa tarde 300 estudiantes chilenas tomaron las instalaciones del metro Pedro Valdivia. Las alumnas del Liceo 7 demandaban que los precios no fueran incrementados en el sistema de transporte, y una de ellas fue detenida, informó el medio Bio Bio.

Las jóvenes fueron respaldadas por más grupos, en su mayoría también de estudiantes, que tomaron hasta 136 estaciones del subterráneo y detuvieron el funcionamiento regular del metro bajo la consigna “evadir, no pagar, otra forma de luchar”.

Se agrava crisis en Bolivia; mueren nueve personas
Venecia en alerta ante marea alta

Invitaban a más ciudadanos a unirse y pedían que el alza de 30 pesos chilenos (casi 0.04 dólares) al precio total que quedó en 800 a 830 pesos (poco más de un dólar) fuera detenida.

El metro de Santiago es uno de los más costosos de América Latina y supera los precios de los de Ciudad de México y Buenos Aires. El precio subió después de que el panel de expertos del Ministerio de Transporte declarara que era necesario un cambio de tarifa para reajustar las condiciones del transporte.

El 18 de octubre un grupo más amplio decidió acompañar a los estudiantes del secundario y las protestas se tornaron distintas, algunas instalaciones fueron incendiadas, como es el caso de la compañía eléctrica ENEL.

La red completa del metro fue cerrada después de las protestas y el medio Biobio asegura que los asistentes declararon que “les aburría” el sistema en el que vivían.

Al día siguiente el presidente Piñera decidió cancelar el alza en el costo del metro santiagueño, pero las protestas siguieron durante la tarde, y las demandas cambiaron con el paso de los días y las manifestaciones.

El ejército decretó ese día el primer toque de queda desde el final de la dictadura, lo que generó enojo entre los habitantes de la ciudad por los recuerdos que evocaba la medida.

A las 22:00 h (01:00 GTM) del 20 de octubre Piñera anunció, con un video en el cual se le veía rodeado de militares, que el país se encontraba en guerra, asegurando que los responsable, refiriéndose a los manifestantes, “tienen grados de organización, de logística, propia de una organización criminal”.

Los asistentes a las concentraciones que se esparcieron por todo el país reclamaban en redes sociales un mejor manejo de la información por parte de las cadenas de medios, quienes se limitaban a reportar sobre saqueos a tiendas.

Los manifestantes aseguraban que los medios no informaban sobre los abusos militares, las detenciones de la policía ni las acciones populares.

El 25 de octubre se llevó a cabo la “Marcha más grande de Chile”, con asistencia de más de un millón de personas, que demandaban un nuevo sistema para el país, la renuncia de los altos mandos, servicios públicos de calidad y gratuitos, así como mejores planes de pensión.

La manifestación fue convocada en la Plaza Italia, la cual hoy se puede localizar en Google Maps como Plaza de la Dignidad.

Esa concentración superó la asistencia a la marcha del “NO”, la más icónica de la historia chilena, que se convocó ante la salida de Pinochet del gobierno después del plebiscito que permitió a los chilenos decidir su futuro político.

Dos días después Piñera anunció el cambio de ocho miembros clave de su gabinete y anunció una posible Congreso Constituyente para discutir sobre la creación de una nueva constitución que sustituya a la anterior.

El texto constitucional actual fue escrito bajo la dictadura de Augusto Pinochet y establece las bases económicas del país de acuerdo a la escuela de Chicago, con una lógica neoliberal contra la cual se protesta en las diversas ciudades de este país sudamericano.

Los manifestantes han usado videos y fotografías para documentar y exponer los abusos de los miembros de las fuerzas de seguridad, así como los datos de organizaciones internacionales para demostrar que se han cometido violaciones a sus derechos.

Es el caso del comunicado 270/19 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el cual condena el uso excesivo de la fuerza en las protestas. En el documento también insta al gobierno chileno a proteger a quienes expresan sus demandas en las calles.

La prensa internacional reportó en repetidas ocasiones las lesiones en los ojos de algunos manifestantes, quienes han perdido la vista parcialmente o inclusive el ojo mismo a causa de los proyectiles lanzados por las fuerzas de seguridad chilenas.

El 15 de noviembre el congreso de Chile pactó el acuerdo por la paz social y la nueva constitución.

La noche anterior a cumplirse un mes de las manifestaciones, Piñera anunció que se generaron tres acuerdos importantes, el primero por la paz, así como uno por la justicia social y la creación de la nueva constitución, con lo que aseguró que continuará el cambio en Chile.

Empero, si bien las manifestaciones parecen haber concluido, comienza la fase política, donde este mismo martes se espera que legisladores de izquierda levanten una denuncia contra Piñera por considerarlo responsable de las violaciones a los derechos humanos.

Con información de Notimex

Síguenos en Twitter @ElDictamen.
O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Más noticias AQUÍ.