Un riñón, el regalo de vida para Yamira

Fue diagnosticada con hipoplasia renal bilateral y a sus 37 años, fue sometida a una cirugía de trasplante de riñón en el IMSS

A la edad de 19 años, le diagnosticaron hipoplasia renal bilateral, una anomalía del desarrollo renal en la que ambos riñones son pequeños y tienen una cantidad reducida de nefronas.

Sus síntomas eran cansancio crónico, presión alta, dolor de cabeza, asco y la presencia de moretones en su cuerpo, que alertaban de una insuficiencia renal, que fue confirmada luego de realizarse una prueba de química sanguínea básica y un análisis de orina.

Desde ese momento, la vida de Yamira Hernández Canseco, cambió radicalmente, debido a que tenía que someterse a un tratamiento especial, que la obligaba a tener una dieta alimenticia muy cuidadosa, por ser una posible candidata a un trasplante renal.

Sin embargo, pese a los cuidados a los 5 años del primer diagnóstico, Yamira tuvo que ser dializada por los próximos 10 años y medio y posteriormente tuvo que ser sometida al tratamiento de hemodiálisis.

A esta fecha, ya formaba parte dela lista de espera de un riñón del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Pero el “regalo de vida” para Yamira, sí llegó y un 23 de septiembre, a sus 37 años, fue sometida a una cirugía de trasplante de riñón, que resultó un éxito en el IMSS.

“Yo soy paciente trasplantada de riñón cadavérico, gracias a Dios y a las personas que quisieron donar, me dieron una oportunidad de vida, fue mi regalo de vida, gracias a mi donador y su familia, hoy estoy aquí y fue mi renacer”, comentó.

Abidal, en el ojo del huracán por transplante de hígado

Más de 5 mil esperan transplante en Veracruz

Agregó “fue algo realmente maravilloso, porque mi presión bajó considerablemente, empecé a orinar, la sensación de orinar, es algo que ya no percibía, que ya no sentía y que después del trasplante empezó otra vez esa necesidad y esas ganas de orinar, algo tan simple para cualquiera, no para las personas que sufren insuficiencia renal, eso es algo que es maravillosa y que ayudó a que mi riñón funcionara, es algo que no tiene una descripción”, comentó.

El pasado mes de septiembre, Yamira celebró que hace cinco años, volvió a nacer.

A sus 42 años de edad, disfruta la vida y su matrimonio de 17 años.

Exhortó a la ciudadanía veracruzana a que se realice una prueba de química sanguínea básica y un análisis de orina, con la finalidad de detectar los niveles de glucosa, urea, creatinina, ácido úrico, colesterol y triglicéridos.

En la actualidad, su calidad de vida es sorprendente y poco a poco fue mejorando hasta su aspecto, debido a que la enfermedad deteriora la piel del paciente, que se torna acartonada, con un color entre moreno y morado.

Sin duda es un renacer, que lamentablemente no muchas personas lo logran experimentar.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.
O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Más noticias AQUÍ.