Ayuntamientos deben supervisar que negocios reduzcan uso de plásticos

Se otorgó un plazo de 180 días a partir de la entrada en vigor de esta reforma para obligar a los ayuntamientos a establecer la prohibición de estos materiales

Los ayuntamientos deben ser partícipes para coadyuvar a la Procuraduría de Medio Ambiente para supervisar que las pequeñas y medianas empresas reduzcan el manejo de plásticos de un solo uso, tal como lo marcan las reformas a la Ley de Prevención y Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos y de Manejo Especial para el Estado de Veracruz, informó Gaspar Monteagudo, titular del departamento de Inspección Ambiental de la dependencia.

El 14 de mayo de 2018 el Congreso del Estado reformó la ley con el propósito de reducir la entrega de bolsas de plástico, popotes y productos homólogos en supermercados, restaurantes y tiendas locales. Además, se otorgó un plazo de 180 días a partir de la entrada en vigor de esta reforma para obligar a los ayuntamientos a establecer la prohibición de estos materiales, sin embargo, al menos en la zona conurbada Veracruz-Boca del Río, los gobiernos locales no lo han establecido en sus reglamentos municipales.

Guerrero dice NO a los plásticos

Nanoplásticos amenazan al sistema respiratorio humano

Gaspar Monteagudo explicó que la Procuraduría de Medio Ambiente del estado se ha encargado de realizar operativos en cadenas comerciales, como farmacias, supermercados y tiendas de conveniencia, por lo cual es importante la participación de los gobiernos municipales para entrar a supervisar a negocios pequeños en mercados y zonas de venta donde abunda, por ejemplo, el uso de vasos y platos de unicel para aguas frescas y comida.

Aseguró que ya varias cadenas comerciales han dejado atrás la entrega de productos de plástico, mientras que algunos otras están en proceso de sustituirlos y han firmado convenios con la dependencia, que se ha encargado de explicar las alternativas y ha establecido un tiempo para que puedan cumplir la norma.

Recalcó que hay personas que ya están haciendo conciencia, pues por ejemplo existen esquiteros que ya sirven sus preparaciones en hojas de elote o señoras dedicadas a la venta de antojitos, quienes piden a los clientes que lleven sus trastes para servirles la comida, lo cual representa un ahorro al no tener que gastar en la compra de estos productos y reduce el impacto ambiental.

Síguenos en Twitter @ElDictamen.
O si lo prefieres, en Facebook /ElDictamen.
Más noticias AQUÍ.