Teatro en Veracruz: Cuarto Obscuro

“Cuarto Obscuro” una historia donde ocurren dos historias paralelamente. Un primer grupo de personajes sufren la caída que experimentan todos los adictos a las drogas mientras que el otro grupo gira en torno a un varón que, con tal de encajar en la sociedad, tuvo que reprimir su homosexualidad. Ésta puesta en escena, que en ocasiones llega a romper la cuarta pared, es de la autoría del Instituto Cómplex, una escuela donde se mezcla la actuación, la danza y el canto (Éste título es la excepción)

La directora, Liliana Mota

El espectador es recibido con un texto explicando la creciente ola de nuevos adictos cada vez más jóvenes y lo bajo que llegan a hundirse con tal de conseguir “Mercancía”. Como se dijo antes, el primer grupo son dos señoritas, quienes experimentan delante de la audiencia los placeres de los opiáceos: aquellos que se consumen inhalando, también los intravenosos, con una seductora danza aparecen dos sombras vistiendo una máscara negra, las luces del Teatro Gutiérrez Barrios, musicalizado con fuertes percusiones nos llevan al funesto desenlace de unas personas que no saben medirse.

Para aligerar la tensión causada por los ruidos tan fuertes, groserías y musicalización, los personajes se despiden en simpáticas coreografías de ballet. Después, llega el segundo grupo de personajes, éste protagonista llega a su domicilio, cansado luego de una tarde de labores. Su mujer es atenta, cálida y apasionada, pero ésta actitud no es correspondida. Algo que ella ignora, es que su marido inicia un proceso onírico donde discute acaloradamente con su demonio interno (encarnado por otro estudiante del instituto), mediante ésta charla el espectador sabe cuánto se odia el protagonista a raíz de su opresión, pero sabe que aquella chica no ha hecho nada malo.

Sin embargo, su mujer es la persona que mejor le conoce y sabe, que ese trato zafio con ella es apenas una décima parte de cuan violento es en realidad su pareja. Con el tiempo, la chica descubre que aquél incomprendido es, de hecho, un asesino serial. Quizás envidia a las mujeres por la naturaleza en que pueden amar a un hombre, privilegio que a él le fue negado, tal vez un mal día en el trabajo lo llevó a desquitarse con personas más débiles que él, no lo sabemos, pero su estabilidad mental se reduce a menos cuando su voz interior reaparece en escena para gobernarlo todo, para dejar aquél capullo atrás.

El final de ésta historia es algo que no me corresponde explicarles, sino mediante las presentaciones que el Instituto Cómplex tendrá en algunos municipios, luego de cumplir su agenda en Veracruz/Boca Del Río, la directora Liliana Mota viajará con su grupo con motivo de las presentaciones en Tlacotalpan, después estarán en Xalapa. Con el tiempo, seguro modelarán distintos talentos, géneros y estilos.

Fotografías de Rosa Tapia Málaga.