Lo que se dice

LA VERDAD
Es una verdadera catástrofe lo que sucede en los servicios públicos de salud que reciben los veracruzanos, apenas ayer se reanudaron las quimioterapias para los niños enfermos de cáncer atendidos en la Torre Pediátrica del Puerto de Veracruz, luego de que el Hospital del ISSSTE ofreciera apoyarlos con las mezclas; sin embargo, aunque tapan uno, otro hoyo indispensable sigue destapado, la escasez de medicamentos.

Es preciso señalar que en la insuficiencia de medicinas hay un culpable, con  nombre, apellidos,  ni más ni menos,  el Comisionado Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) el yucateco José Alonso Novelo Baeza, que fue quien ordenó cerrar las plantas de las farmacéuticas PISA, entre algunas más, por haber estado produciendo con licencias vencidas. El sentido común habría optado por aplicarles sanciones pecuniarias,  pero sin clausurar los laboratorios,  que fue lo que ocasionó el desabasto. Por supuesto, eso nunca se lo contaron al Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Cuando en COFEPRIS se dieron cuenta del daño que hicieron en todo el país, ante la inexistencia de las dosis para enfermos de cáncer, específicamente el metotrexato, quisieron obligar que PISA distribuyera los lotes que tenían elaborados hasta antes de la aplicación, guardados en los almacenes de distribución en varias entidades,  contestando de inmediato los Laboratorios Piseros que sí, pero que les permitieran abrir todas las plantas, lo que les negaron los Cofepris, pero además, cual viles plañideras que ocultan culpas, acudieron con el presidente AMLO para decirle que los estaban chantajeando, cuestión que ninguna sorpresa debe causar,  porque así son los morenistas en puestos gubernamentales, parecen policías chinos, baste  ver el régimen del ingeniero Cuitláhuac García Jiménez para observarlo.

La decisión de adquirir el medicamento en el extranjero, fue otra pésima idea, pues aún cuando presumieron que se ahorraron un poco más de $18,000,000.00, jamás consideraron el costo de la distribución en todo el país, por lo que al final de cuentas les salió mucho muy caro.
En tanto, la farmacéutica PISA recortó salarios al personal, despidiendo otros tantos ante el cierre de su principal instalación de la Ciudad de México.
¿ ES EN SERIO?
Por cierto, nadie entiende la estulticia del director del Hospital Regional Sócrates Gutiérrez Castro, al declarar que se le hace muy sospechoso que el alcalde de Veracruz Fernando Yunes  Márquez pretenda donar la campana de flujo laminar que se requiere para que los niños puedan recibir sus tratamientos contra el cáncer.
Por Dios, los padres de familia quieren que sus pequeños sean atendidos, importándoles un bledo los asuntos políticos. En eso debería reparar tanto Sócrates como su jefe, el Secretario de Salud, Roberto Ramos Alor.

Por supuesto, nadie duda que Yunes Márquez quiera sacar raja política de la situación para quedar bien ante la sociedad, pero en estos momentos lo que debe  prevalecer es garantizar los tratamientos de los menores, eso está sobre todas las cosas. Por favor entiéndanlo.

MAL AUGURIO
Las cosas en el rubro de la salud tampoco pintan bien para el 2020, según el diputado federal veracruzano, el panista Carlos Alberto Valenzuela González, el presupuesto federal para el 2020 para nada privilegia el renglón de la salud, adelantando que desaparecerá el Seguro Popular dejando desprotegidos todos aquellos enfermos de cáncer o enfermedades crónico-degenerativas.

COMPLICADOS
El IVAI, un organismo desconocido para la mayoría de los veracruzanos, que aunque digan  lo contrario opera al compás del gobernador en turno, aunque por ley es  autónomo, aplica el sano propósito de informar sus actividades mediante boletines que seguramente hacen algunos ujieres, dado lo denso de sus textos. Lea usted, el de ayer:
“El Instituto Veracruzano de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (IVAI), al resolver el recurso de revisión IVAI-REV/7339/2019/II y sus acumulados, ordenó revocar la respuesta que dio la Contraloría General del Estado (CGE) a seis solicitudes para conocer información relacionada con las declaraciones de la titular de la Contraloría donde informó que no existía nepotismo entre el gobernador Cuitláhuac García Jiménez y Eleazar Guerrero Pérez, funcionario de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan), y que la investigación ya había concluido”, ese es el primer párrafo, el segundo trata de los procedimientos internos de comunicación, pero el tercero es una chulada de galimatías:
“A través de diversos oficios, la directora general de Fiscalización Interna de la Contraloría indicó que el Órgano Interno de Control de Sefiplan le comunicó la reapertura de la investigación, por lo que solicitó al Comité de Transparencia clasificar la información como reservada por formar parte de un expediente de investigación y, hasta que no se haya dictado acuerdo de conclusión y archivo y/o una resolución, podría obstruirse el procedimiento o debido proceso si se divulga; lo que fue aprobado mediante acta del Comité de Transparencia de la propia Contraloría”. Otro más:
“Para los comisionados Yolli García Alvarez, José Rubén Mendoza Hernández y Arturo Mariscal Rodríguez, este actuar no fue ajustado a derecho, pues en principio es necesario que se acredite la existencia del procedimiento para poder reservar la información relacionada con este; en segundo lugar, porque quien debió realizar la repuesta y, en su caso, solicitar la clasificación es el Órgano Interno de Control de Sefiplan, por ser el poseedor de la información. Asimismo, porque se pasó por alto que en todo caso la ley obliga a elaborar versiones públicas de los”.
¿Dónde quedó la bolita?. ¿Son primos el Gobernador Cuitláhuac García Jiménez y el poderoso subsecretario de administración de la Sefiplan, Eleazar Guerrero Pérez?, que es el motivo del cruce informativo. Hasta ahí.

[email protected]
Facebook LosHunos Atila
Twitter @loshunos

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.