Correos de España, empresa estatal ejemplar

En España la mensajería está en manos de españoles, mejor todavía, la realiza la empresa estatal de correos, mientras que en todo el mundo (México incluido) tienden a desaparecer. La compañía postal y de paquetería de España demuestra que su plan de sostenibilidad tiene reflejo en la cuenta de resultados: hasta en sus edificios ha reducido el consumo eléctrico en un 16%, con lo que puede servir de ejemplo de lo que una empresa tradicional, que ha cumplido 303 años de actividad, puede aportar en sostenibilidad.

La compañía postal, a la que muchos daban por acabada con el auge del correo electrónico, se modernizó y se adaptó a los nuevos tipos de comercio, digitalizando su gestión y sus 2.400 oficinas, con un notable compromiso con el medio ambiente. Eso logró el respaldo de clientes y usuarios, pues en 2018 gestionó un 61 por ciento más de envíos, superando los 160 millones, sus ingresos aumentaron más del 15 por ciento en el primer semestre de 2019, con respecto al mismo periodo de 2018, porque esas medidas adoptadas se traducen en cuantiosos ahorros.

Desde 2018 el 100 por cien de la electricidad utilizada por la empresa procede de fuentes renovables y se han propuesto hacer un uso eficiente de la energía, gracias al compromiso de los trabajadores, pues gran parte de medidas implantadas tienen que ver con la manera en la que los empleados utilizan la energía, regulan temperaturas, y cierran puertas y ventanas, con lo que han logrado reducir el consumo eléctrico en edificios hasta en un 16 por ciento.

La plantilla tomó cursos de conducción eficiente, para ahorrar un ahorro del 10 por ciento en combustible, pues 470 de los vehículos con los que opera la empresa son ya eléctricos, una de las mayores flotas de este tipo en el sector de logística. Y están probando dos furgonetas “dual fuel” de gas natural y diésel y un proyecto piloto sobre tecnología del gas licuado del petróleo (GLP) en cuatro cabezas tractoras de rutas de larga distancia. Con ello, los paquetes que gestiona ahora emiten un 28 por ciento menos de dióxido de carbono.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.