Wall Street reacciona positivamente a los bajos intereses

Los tipos de interés bajos siempre benefician a la bolsa y la Reserva Federal (Fed) ha ejecutado tres bajas de los tipos de interés similares, a un ritmo de 25 puntos básicos por recorte, en lo que se describe como una medida preventiva para amortiguar una desaceleración del crecimiento sin que exista riesgo de recesión. Ya lo hizo en 1975, 1996 y 1998 y ahora, y Wall Street reaccionó positivamente al esfuerzo de la institución monetaria por alargar el ciclo económico con ganancias medias del 2,2% un mes después, del 7,9% al trimestre, del 10,1% en medio año y del 20% tras un ejercicio entero, según LPL Research y refleja que el ciclo de bajas que tuvo un mayor impacto en la bolsa fue el de 1998, un par de años antes del estallido de la burbuja puntocom, cuando 6 meses después del tercer recorte de 25 puntos básicos del precio del dinero, el S&P 500, el principal índice de Wall Street, ya había subido cerca de un 15%.

Con estas medidas monetarias moderadas la Fed pretende suavizar el aterrizaje de la economía tras un periodo de expansión, pues son distintas a las bajas de 50 puntos básicos en 2001, tras el crack tecnológico, o en 2007, para evitar la recesión y la crisis. Al tratarse de un ciclo preventivo, sin riesgo de contracción de la actividad económica, la teoría que relaciona los tipos de interés y la bolsa funciona con pulcritud. Si baja el precio oficial del dinero, las acciones de Wall Street suben porque tanto los intereses que ofrece la deuda como los depósitos bancarios pierden atractivo y a los inversores no les queda otra que asumir más riesgos si pretenden conseguir rentabilidad en el mercado. Todo lo contrario de lo que ocurre en la eurozona.

Ahora la Fed bajó tipos por tercera vez y no los tocará más hasta finales de 2020. Y la buena noticia es que en situaciones similares la economía aceleró después de la desaceleración y las acciones también lo hicieron. Tal vez la Fed dejará el ciclo de bajadas en cuatro y no llevará los tipos de interés por debajo del 1,5%.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.