Ricos de EEUU pagan menos que la clase media

Mientras los sistemas fiscales de todo el mundo pretenden los ricos paguen más impuestos que las clases medias y los partidos progresistas occidentales implantan impuestos a la riqueza, como François Hollande en Francia en 2012, para equilibrar la carga fiscal, en Estados Unidos se da una regresión fiscal en que los 400 americanos más ricos pagaron un porcentaje de impuestos inferior a cualquier otra clase socioeconómica.

Lo denuncian Emmanuel Saez y Gabriel Zucman, profesores de la Universidad de California, en su libro The triumph of injustice (El triunfo de la injusticia) que se publica la próxima semana, en que demuestran que los más adinerados del país pagaron en 2018 un 23% en impuestos, sumando los de carácter federal, estatal y local., mientras que la mayoría de los estadounidenses pagan del 25 y al 30%.

Saez y Zucman culpan de ello a una fuerte reducción histórica de la carga fiscal para el 5% más rico de la sociedad estadounidense desde la década de 1950, cuando las 400 mayores fortunas abonaban un 70% de sus ganancias en impuestos, mientras que la clase media y baja pagaba cerca del 20%. La progresiva reducción en la segunda mitad del siglo XX de los impuestos que más afectan a las clases adineradas, como las tasas estatales o el impuesto de Sociedades, con una adecuada planeación fiscal para evitar el pago de gravámenes, ha llevado a que los pagos impositivos de los más ricos bajaran hasta el 47% en 1980 y hasta el 23% ahora.

La última rebaja la aprobó el presidente Donald Trump en diciembre de 2017, fue la mayor rebaja fiscal en tres décadas, llevando el impuesto sobre Sociedades a un tipo único del 21% y bajando los tramos más altos en el impuesto sobre la renta, a un tipo máximo del 37%. En 1950 el tipo máximo en el IRPF ascendía a un 91% y el de Sociedades, a un 50%, lo que aumenta la desigualdad de forma creciente, eludiendo el papel de redistribución de la riqueza que se les supone a los impuestos en los Estados de Bienestar posteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.