Modernizar las reglas del Comercio Internacional

Kristalina Georgieva, la nueva directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) cree que el acuerdo provisional entre Estados Unidos y China no basta e insiste en que el comercio es la llave para la paz y la prosperidad global. Así lo expresó en la en la asamblea anual del FMI, señalando que la Organización Mundial del Comercio (OMC) debe realizar los cambios. Georgieva aplaudió el principio de acuerdo comercial alcanzado por Estados Unidos y China, pero reconoció que este no basta para ahuyentar al fantasma de la desaceleración. Y reclamó adaptar las reglas del comercio internacional a un mundo que cambia cada vez más rápidamente.

Por primera vez en su historia. el FMI tiene una directora gerente procedente de un país en vías de desarrollo: Bulgaria, que aprovecha sus vivencias, como cuando recuerda cómo la hiperinflación, en su país, en los años noventa del siglo pasado, acabó con los ahorros de su madre de un día para otro, pero vio que las políticas adecuadas podían impulsar el crecimiento y el nivel de vida. Su país es ahora miembro de la Unión Europea (UE) y tiene una renta per cápita cuatro veces superior a la de entonces.

Georgieva ve en el comercio internacional la llave no solo para el crecimiento económico sino también para evitar la guerra. Citó estudios que estiman que en el período de mayor florecimiento del libre comercio los conflictos armados se redujeron en el mundo un 94%.
La asamblea anual que el FMI celebró en Washington se enmarca en un ambiente de profundo pesimismo. La economía global crecerá este año a su ritmo más bajo desde la crisis financiera de 2008. El 80% del mundo ha asistido a una rebaja en sus previsiones de crecimiento. Pero se avanza en dos de los aspectos que más preocupan: la guerra comercial y el Brexit.
Entre los factores que obligan a repensar el marco de los intercambios mundiales, Georgieva citó la expansión del comercio electrónico y la creciente importancia de los servicios. El mensaje es para la OMC, amenazada de quedar fuera de juego. El 10 de diciembre vence el mandato de dos jueces del Órgano de Apelación, el más importante del organismo. Y el bloqueo estadounidense para nombrar sustitutos dejará inoperativo al tribunal responsable de dirimir los conflictos comerciales de 164 países.

Finalmente, apuntó cinco prioridades para mejorar la situación global: deshacer el daño hecho al comercio y buscar una solución duradera para construir un sistema más fuerte; usar la política monetaria sin ignorar los riesgos para la estabilidad financiera de los bajos tipos de interés; otorgar a la política fiscal un papel más protagonista; aumentar la productividad para conseguir un crecimiento más fuerte e inclusivo; y, promover la cooperación internacional, más allá del comercio.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.