Abs, Ley Californiana para frenar a Uber y Similares

California, el estado más rico y pujante de la Unión Americana, prepara una ley que ataca las bases de la economía colaborativa de Uber, que tanto daño ha causado en el sector. El Legislativo estatal ya aprobó una propuesta que considera a los conductores empleados y abre la puerta a que formen sindicatos. El proyecto de ley que considera que los conductores de plataformas como Uber y Lyft son empleados, por lo que, alarmados, en Silicon Valley y Uber amenazan con llevar el asunto a referéndum, figura jurídica muy usual en ese estado.

Recordemos que Uber surgió allí, hace una década en San Francisco, con lo que cualquier persona con un móvil y un coche puede solicitar darse de alta como conductor y empezar a ingresar dinero. Pero, según Uber, es un contratista independiente, por lo que es la compañía de transporte de pasajeros por carretera más grande del mundo, con 3,9 millones de socios conductores y 91 millones de clientes habituales, y no tiene ni flota de coches ni conductores, sino socios a los que paga por un servicio. El conductor es su propia empresa, que vende dentro de la plataforma Uber.

La nueva ley, llamada AB5 y propuesta por la asambleísta Lorena González, de San Diego, combate el negocio de Uber y Lyft, su mayor competidor en el mercado estadounidense, tomando como base una sentencia de la Corte Suprema de California del año pasado contra un servicio de entrega a domicilio, que consideró que los repartidores son, por defecto empleados salvo excepciones. La AB5 convierte en ley esta interpretación estricta de la legislación laboral y en su exposición de motivos afirma que la uberización de la economía, un fenómeno que California ha exportado al mundo junto con el iPhone, ha sido un factor importante en la erosión de la clase media y el aumento de la desigualdad.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.