Estas son las canciones oaxaqueñas que han hecho vibrar al mundo

Oaxaca es multicultural en muchos ámbitos, pero lo es aún más cuando de música se trata.

La música oaxaqueña nutre la cultura mexicana, ya que es un arte que mezcla las tradiciones de las ocho regiones indígenas que integran el estado. En cada rincón de Oaxaca suenan las letras que exaltan la belleza de todo: la naturaleza, mitos, personas y deidades.

Oaxaca es multicultural en muchos ámbitos, pero más en la música. En la sierra son características las bandas de viento; mientras los sones y jarabes alegran la región de la Mixteca; en la costa,  los oaxaqueños se deleitan con las chilenas; los sones y huapangos con algarabía se bailan en la Cuenca del Papaloapan acompañados de arpas y jaranas; la marimba junto al ruido producido por las voces alegres y festivas se escuchan en el centro del estado, y en el Istmo las canciones zapotecas traen a la memoria los sentimientos de las generaciones pasadas.

Hay canciones que se han vuelto un referente alrededor del mundo por la peculiaridad del ritmo y de la métrica que componen toda la melodía. Otras, por la esencia y el mensaje que transmiten las letras inspiradas incluso, en animales de la región. Para que tengas una idea, en los siguientes párrafos se describirán las más famosas.

5 importantes mujeres oaxaqueñas que han impactado al mundo

Sin explicación aparente se tiñe de rosa laguna de Manialtepec, Oaxaca

La Sandunga

Es una canción del Istmo de Tehuantepec, se canta en zapoteco, náhuatl y español. El origen de la palabra sandunga es incierto, pero la traducción que le dan en la región es equivalente a “música profunda”. Esta canción es como el himno de los istmeños, incluso, de muchos oaxaqueños.

La canción cuenta la historia de Máximo Ramón, un político del Istmo que no vio morir a su madre. Al llegar al lecho donde se encontraba exclamó; “¡ay, mamá!… ay por Dios, por qué no pediste al Altísimo que te conservara unas horas más, para que te hubiese visto viva por última vez?… ¡ay mamá, por Dios!

Esta es una estrofa de la canción, en la versión interpretada por la gran Chavela Vargas:

¡Ay! Sandunga, Sandunga
Mamá por Dios.
Sandunga, no seas ingrata,
Mamá de mi corazón.

La Martiniana

Fue reinterpretada de un son huasteco por el escritor oaxaqueño Andrés Henestrosa. La canción se convirtió en un canto popular mexicano que celebra la cultura indígena con orgullo y tiene una estrofa que siempre causa mucho sentimiento:

No me llores, no, no me llores, no,
Porque si lloras yo peno,
En cambio si tú me cantas
Yo siempre vivo, y nunca muero.

A continuación podrás escucharla de la voz de una gran Oaxaqueña, Lila Downs.

La Llorona

Al igual que La Bamba en Veracruz, son referentes universales de la cultura musical mexicana. La letra de la canción refleja dolor y amor al mismo tiempo, lo que deja ver en cierta medida la idea que tenía el mexicano prehispánico acerca de la muerte y de los espíritus.

Ha sido interpretada por grandes voces mexicanas y parte de las estrofas de la versión actual se le atribuyen a Andrés Henestrosa, la letra está inspirada en la antigua leyenda de la llorona.

Pan de muerto, exquisita gastronomía oaxaqueña

Propone Congreso regular celulares en las aulas

Muchos historiadores aseguran que fue la canción favorita de Frida Kahlo, por lo tanto, es el tema principal de la película hecha en honor a la artista. Aquí una estrofa de la canción, desde la voz de Natalia Lafourcade:

Hermoso huipil llevabas, llorona
Que la virgen te creí…

Dios nunca muere

Es un vals mexicano compuesto por Macedonio Alcalá en 1868. Esta canción es considerada en todo Oaxaca como un himno de vida y esperanza.

La canción está inspirada en la gratitud que tiene Alcalá hacia Dios, cuentan que se encontraba muy enfermo y además empobrecido, durante esa mala etapa de su vida recibió 12 pesos en plata. A raíz de esto, se pudo mantener.

En 1955 fue hecha una versión por Vicente Garrido para que la interpretara Pedro Infante. La primer estrofa de la canción es:

Muere el sol en los montes
Con la luz que agoniza
Pues la vida en su prisa
Nos conduce a morir

Canción Mixteca

Las letras de esta canción refleja la nostalgia que sufren muchos mexicanos al dejar sus pueblos de origen en busca de futuros más prometedores o en busca de sueños. Fue escrita en 1915, por el oaxaqueño José López Albarez, como consecuencia de su propia experiencia migratoria. El autor fue parte de este fenómeno, al igual que miles de mixtecos.

La canción ha ganado numerosos concursos alrededor del mundo por su letra. A continuación una estrofa:

¡Oh Tierra del Sol! Suspiro por verte
Ahora que lejos yo vivo sin luz, sin amor
Y al verme tan solo y triste cual hoja al viento
Quisiera llorar, quisiera morir de sentimiento

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestras newsletters aquí