Tiburones Rojos pierden ante Tigres

En un encuentro en que los jugadores de los Tiburones Rojos saltaron a la cancha y realizaron una protesta por cinco minutos por los adeudos que mantiene el club con ellos, los Tigres aprovecharon la triste situación de los escualos y vencieron 1-3 a los porteños y alargaron la racha de juegos sin triunfos de los locales a 40.

Los jarochos se presentaron a jugar tal como lo había anunciado horas antes el propietario del equipo, Fidel Kuri, sin embargo, realizaron una protesta de casi cinco minutos al comienzo del encuentro ante los Tigres, en los que no realizaron movimiento alguno en el campo y recibieron un par de goles.

Previo al inicio del partido, los futbolistas de los escualos y felinos se unieron para la clásica fotografía grupal y demostraron unidad, esa misma que ni Puebla ni Atlas tuvieron hacia sus compañeros jarochos, quienes no han cobrado en varios meses.

A pesar de que se rumoró que los jugadores no se presentarían al encuentro, información que fue desmentida por Kuri Grajales, los porteños llegaron con escasos 60 minutos de anticipación a la hora pactada para su duelo ante los universitarios. Realizaron sus ejercicios de calentamientos con normalidad y saltaron a la cancha como cualquier otro partido.

Pero, apenas silbó el árbitro el inicio de las acciones, los escualos tocaron la pelota hacia atrás, a los pies de Sebastián Jurado, en ese momento, los jugadores suplentes saltaron de la banca y con los brazos cruzados presenciaron desde la banda la protesta, parecía una huelga de brazos caídos.

La poca información sobre este evento confundió a más de uno. La pregunta era, ¿cuánto tiempo mantendrían esa actitud? Al minuto, Jurado despejó la bola, parecía que la queja estaba culminada, empero, Tigres tocó la esférica y con un disparo de larga distancia de Eduardo Vargas abrieron el marcador ante la complacencia de los locales.

Jugadores de los Tiburones Rojos protestan en duelo ante Tigres

‘Revientan’ a Tigres por falta de ‘fair play’ ante Tiburones Rojos

Veracruz reanudó el juego, pero siguió en marcha con su protesta histórica. Mientras los jugadores de los Tiburones Rojos mantenían indiferencia, los visitantes anotaron un nuevo gol a los cuatro minutos por conducto de André-Pierre Gignac.

Al 5’, los escualos se decidieron a dejar atrás su inconformidad y comenzaron a jugar, sin embargo, parecía que no estaban dispuestos a emplearse a fondo. Eduardo Vargas aprovechó las facilidades de la defensa local y fusiló la meta de Jurado Roca para concretar la goleada en apenas ocho minutos.

Los pupilos de Enrique López Zarza poco a poco se metieron en el partido, robaron el control de la pelota a los visitantes y trataron de ocasionar algún daño pero no tuvieron éxito. Lo más relevante en el partido, tras la protesta, fue la expulsión de Jesús Dueñas por un pisotón sobre Daniel Villalva.

La segunda mitad transcurrió al mismo ritmo que los últimos minutos de su antecesora, Veracruz con la pelota pero sin idea de cómo generar peligro sobre la meta de Nahuel Guzmán, mientras que los felinos se desentendieron del partido y a pesar de su apatía, estuvieron cerca del cuarto gol.

Sobre el final del partido, Kazim Richards empujó el balón a las redes después de una gran jugada colectiva entre Sebastián Rodríguez y Jesús Henestroza.

Veracruz se encuentra a solo tres juegos de empatar la racha de más juegos sin victorias a nivel internacional, misma que le pertenece a Chernomorets, equipo desaparecido de la Liga de Bulgaria que tiene la nada honorable marca de 43 encuentros seguidos sin triunfo.

Síguenos en Facebook ED deportes

Más noticias AQUÍ