Crítica: UN AMIGO ABOMINABLE


⭐️⭐️⭐️
Por: Mario E. Durán

Estamos ya muy acostumbrados a la calidad de animación que nos entrega Disney desde la mancuerna que en su momento se inició al asociarse con Pixar, es por lo cual se nos ha permitido tener un grado enorme de avances tecnológicos frente a nosotros, logrando así que las cintas animadas gocen de una exquisitez visual, a la cual se suman historias que no solamente abordan temas ideales para los más pequeños de la casa, sino que da también una serie de moralejas y mensajes a los adultos, haciendo así a estas películas disfrutables para toda la familia con situaciones actuales.

Puedo decir que tenía mis reservas al tener los primeros datos de “Un Amigo Abominable”, en sí no llamaba mucho mi atención, pero sabiendo que venía del estudio que nos trajo la exitosa trilogía “Cómo entrenar a tu dragón”, el factor sentimiento debía estar impregnado en sus personajes, y eso es algo de lo que puede destacar en esta cinta en la que la joven Yi descubre a un enorme yeti en la azotea de su edificio en Shanghái. La criatura se ha escapado del laboratorio donde estaba encerrada y está siendo buscada por toda la ciudad. Junto con sus ingeniosos amigos Jin y Peng, Yi decide ayudarle a huir y los cuatro se embarcan en una épica aventura para reunir a la mítica criatura con su familia en el pico más alto del mundo, el Everest; con esto tenemos un espectacular viaje desde las calles de Shanghai (con su fabuloso show de luces), hasta los impresionantes paisajes nevados del Himalaya, siendo el que este grupo de amigos, que en su momento se encontraban distantes, den inicio a una aventura que por increíble que parezca, estará llena de aprendizaje, compañerismo y magia.

Puede que nos suene a mil y un historias que ya hemos visto en otras cintas animadas, pero aquí el principal factor es la enorme ternura que desprende el Yeti, quien de inicio se muestra violento y temeroso ante la situación que vive, pero que va creciendo a pasos agigantados en cuanto a nobleza y amor, pero esto es gracias a Yi, esa chica que puede no tener muy en claro la importancia de los lazos de su pequeña familia y que gusta de hacer trabajos forzados durante su día para lograr conseguir la cantidad de dinero necesaria y emprender un viaje en compañía de un instrumento musical que hereda de su padre, mismo que le permite tener una conexión especial para tener los pies bien puestos en la tierra y no extrañar tanto la presencia de él. Pero ella no se imaginó nunca que todo esto se lograría con la ayuda de sus amigos de toda la vida Jin y Peng, uno de ellos un chico que ama la diversión y el otro un enloquecido fanático de la perfección, el celular, las redes sociales y las selfies, aquellas que por medio de los likes piensa que serán el motor real de su vida.

Como en todo tenemos también a los villanos, aquellos que como seres humanos comunes, ante lo distinto, buscan sacar un enorme provecho, pero pese a que esa vendría siendo la debilidad (los malos no son tan malos), la película nos invita a realizar un viaje lleno de aventura, diversión, cariño y extrema ternura, teniendo varios momentos mágicos y coloridos, en donde el sonido de un violín hace mancuerna perfecta teniendo de fondo “Fix You” de Coldplay, que queda más que perfecta para dar el momento emotivo.
La influencer Karen Polinesia y Memo Aponte son los responsables de prestar las voces en el doblaje de esta cinta fantástica que dirigen Jill Culton y el debutante Todd Wilderman, quienes nos aseguran un momento ideal para toda la familia gracias a la enorme cantidad de risas que nos provoca este singular personaje en compañía de sus amigos, quienes lo ayudan a llegar a su verdadero hogar.

Para más noticias y reseñas en CinéfilosMD