Crítica: SALVAJE


⭐️⭐️⭐️⭐️
Por: Mario E. Durán/Cinéfilos

“Consíguete un tipo viejo, eso es lo mejor que puede ocurrirnos… Estás hecho para ser amado”. Si de esto partimos para analizar el drama escrito y dirigido por el debutante Camille Vidal Naquet, es ver cuán necesitados están sus personajes por pertenecer, por sentirse queridos y por encontrar lo que buscan (algo no muy lejano a la vida real), aquellos chicos que gobiernan las calles, que se apoderan de su propio placer sexual para dar satisfacción a quienes los buscan para vivir una noche de pasión, para ser la perfecta compañía en ratos de soledad, situaciones efímeras que después del momento de éxtasis llega el pago, y con ello viene el olvido y silencio.

Leo (Félix Maritaud) es un joven de 22 años que vive vendiendo su cuerpo en la calle. A diferencia de la mayoría de sus compañeros de profesión, el público al que se dedica Leo son hombres exclusivamente, hombres que vienen y van, hombres a quienes gusta besar. El trato particular del joven consiste en hacer que sus clientes no solo se sientan satisfechos sexualmente sino que, además, se sientan protegidos y queridos. Lo que ellos no sospechan es que es el propio Leo el que necesita esa protección, ya que él es un ser que ha nacido para ser amado, pero en su camino existe un ser por el que daría lo que fuera para permanecer a su lado, pero este, pese a que lo protege y guía, no siente la misma necesidad, no tiene el deseo de pertenecer a su vida más que aquella en la que ambos se apoyan para lograr el dinero que no les da más de una existencia mejor.

Alejándome por completo del morbo que lamentablemente este tipo de cintas provoca para ser vista, Camille Vidal-Naquet no escatima en secuencias explícitas y actos sexuales sin censura, y aún cuando vemos cuerpos desnudos con total naturalidad, es la fuerza sentimental la que nos va cautivando y destrozando por completo dentro de ese mundo invadido por los vicios, por la extrema soledad de su protagonista interpretado por un excelente Félix Maritaud, a quien en varios momentos tenemos el deseo de abrazar para hacerle saber que no está solo, que en su mundo de olvido y descuido aún existe la esperanza por mejorar, pero donde desgraciadamente el ambiente de desinformación y el poco amor propio, es lo que lo orillan a un descuido físico que poco a poco lo está consumiendo.

Junto a él encontramos también trabajos destacados por parte de Eric Bernard (su eterno amor no correspondido y quien finalmente logra tener la vida de éxito que deseó), Nicolas Dibla (como el nuevo integrante que gana fama por dar un precio bajo a los servicios y que lo incita a cometer robo), y Philippe Ohrel (quien a mi parecer era el reflejo claro de salvación para el protagonista).

Teniendo como locaciones una ciudad que se respira cautelosa y solitaria, noches de antro desenfrenadas, calles solitarias y puentes, esta cinta que recrea la prostitución masculina resulta ser un retrato meramente descarnado con una visión dura de lo que estos chicos solitarios enfrentan al estar expuestos en totalidad, en donde el animal más salvaje será el que sobreviva ante los deseos de aquellos que les pagan por minutos de fantasía, y es que “Salvaje” es un trabajo de alta intensidad que provoca que tus sentimientos se remuevan a tal grado de tener muy presente la situación aún concluida la cinta, ya que puedo decir abiertamente que el final que toma el protagonista es la peor decisión que pudo elegir, prefiriendo la perdición y vivir cual alma libre, a vivir en el mundo mejor que merecía.

Para más noticias y reseñas en CinéfilosMD