Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono

El 16 de septiembre se ha nombrado por la ONU como día internacional para tomar conciencia sobre la conservación y el cuidado de ozono

Foto: Agencias

El 16 de septiembre se ha nombrado por la ONU como día internacional para tomar conciencia sobre la conservación y el cuidado de ozono, que es una pequeña capa de gas que protege a nuestro planeta de los efectos nocivos de los rayos solares, preservando la vida en la Tierra. El uso de productos químicos y la emisión de gases por la quema de combustibles la han dañado poniendo en peligro la existencia de los seres incluyendo al humano.
Con el esfuerzo de organizaciones internacionales gubernamentales y civiles se ha logrado disminuir, en poca medida, el uso de estas sustancias con iniciativas que promueven el cuidado del medio ambiente y la toma de conciencia de lo que debemos afrontar con el cambio climático. Este arduo trabajo ha logrado proteger a diversas especies vegetales y animales y así se espera con la especie humana.
Este año se celebran 32 años de cooperación internacional, de trabajar para proteger la capa de ozono y el clima mediante el Protocolo de Montreal, mantener el impulso de ideas propias para el mejoramiento del medio ambiente y la preservación de la vida en el planeta.
En un estudio realizado en 2018 muestra que se ha recuperado de 1 a 3% de la capa de ozono cada diez contando a partir del año 2000, se espera que para el 2030 se haya recuperado casi en su totalidad en el hemisferio norte y en zonas de latitud media, en el hemisferio sur en 2050 y en los polos para 2060.
Las emisiones de dióxido de carbono afectan la atmósfera y por consecuencia influyen en el cambio climático, reducen la nubosidad y la consecuente disminución de lluvia provocando sequías, el aumento de CO2 en la atmósfera hace que el clima se torne cálido pues este gas es de efecto invernadero.
Los efectos ya se comprueban con el derretimiento de grandes glaciares en el polo norte aumentando el volumen de los océanos que han provocado la pérdida de extensiones en algunas playas inundadas por este fenómeno. Las grandes montañas ya sufren también las consecuencias al ver disminuidos sus glaciares, sus ecosistemas se desequilibran con el peligro de la pérdida de especies de flora y fauna.
La reducción de la capa de ozono provoca que los rayos UV (UVB y UVA) pasan con más fuerza afectando la piel, pueden provocar quemaduras y al penetrar hasta las células alteran procesos delicados de crecimiento y apariencia tanto en el cuerpo como en los ojos. Como ya es sabido, esta radiación solar puede provocar cáncer. Otro factor por el calentamiento es la retención de partículas tóxicas en el aire que penetran en la piel provocando irritación y alergias, la pérdida de humedad y el consecuente envejecimiento prematuro.
A parir del 1 de enero de 2019 entró en vigencia, en apoyo al protocolo, la Enmienda de Kigali ratificada hasta hoy por 65 países, es un plan para reducir la emisión de gases de efecto invernadero, con su implementación y seguimiento la enmienda puede evitar que planeta hasta 0.4° centígrados más al final de este siglo. El acuerdo contempla que durante los próximos 30 años se reduzca la producción y consumo de hidrofluorocarbonos utilizados para climas artificiales y refrigerantes.
Celebremos el Día Internacional del Ozono poniendo nuestro “grano de arena” evitando usar aerosoles, no quemando plásticos ni llantas, utilizando focos ecológicos y caminar en vez de utilizar el auto. Salvemos el ozono y nuestro planeta.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.