¡Que temprano, se me está haciendo tarde!

Hasta parece que fue ayer cuando estábamos en los preparativos de la conmemoración del XC aniversario de la fundación de El Dictamen ¡Ayer fue el jubileo del CXXI!

Hasta parece que fue ayer cuando estábamos en los preparativos de la conmemoración del XC aniversario de la fundación de El Dictamen ¡Ayer fue el jubileo del CXXI!

EL DICTAMEN, EL PERIÓDICO POR ANTONOMASIA
Como buen jarocho tengo desde siempre en la mente a El Dictamen, pues no olvidemos, sobre todo los de mi generación y casi todas antes que la mía (soy de 1954), a todos nos enseñaron a leer y escribir en la escuela haciendo recortes de las letras del periódico para formar frases con ellas, pegándolas en una cartulina blanca o en un pliego de cartoncillo ¿Se acuerdan? El periódico por antonomasia en Veracruz era y es El Dictamen.

¡SOY UN SUERTUDOTE POR TRABAJAR EN “EL DICTAMEN”!
Desde mi adolescencia tuve la oportunidad de ser amigo de los señores Malpica y llegar a conocer a Don Juan Malpica Mimendi, mi gran amigo, mecenas y favorecedor. Y, tal como se va dando la vida, tuve la oportunidad de entrar a trabajar al diario en 1982, tenía yo ¡28 abriles! ¡Y de pronto, ahora me encuentro festejando los 121 años de existencia del periódico! Por eso el título de esta “calumnia”, de que muy temprano se me está haciendo tarde, o sea ¡Ya estoy “viernes”! Creo, al igual que a todos los de mi generación, que en su momento pensamos que el tiempo no iba a pasar por nosotros ahora nos demuestra que ¡Pasó y nos arrolló!

GRAN RESPONSABILIDAD MANTENER UNA LÍNEA EDITORIAL EQUILIBRADA
Pero, incuestionablemente que si algo ha habido de notable en mi vida profesional ha sido la de haberme desarrollado dentro de la llamada “gran familia periodística de El Dictamen”. En este periódico he logrado a aprender lo extraordinario del periodismo en toda su expresión y por qué la línea editorial de El Dictamen se ha mantenido siempre incólume y en gran equilibrio a través de Don Juan Malpica Silva, Don Juan Malpica Mimendi y ahora Doña Bertha Rosalía Malpica Martínez de Ahued. Esto en función a que ha sido un diario en el que no se medra con la información, se mantiene la difícil verticalidad en la que debe mantenerse todo medio de comunicación, tal y como en su editorial del día de ayer escribiera mi Directora General, la señora Bertha Rosalía Malpica Martínez de Ahued. Pues de lo contario se cae en la faceta negativa del periodismo, o sea, el llamado amarillismo, ergo, lo que hoy se ha dado en llamar “Fake news” (noticias falsas o, “mintiendo con la verdad”).

¡QUE AFORTUNADO HE SIDO EN CONOCER A TANTA GENTE TAN FAMOSA!
Y miren, en El Dictamen, en función a poseer el decanato nacional, todos los grandes periodistas han tenido que ver en él y con él en algún momento de su vida. Recuerdo cuando Rafael Freire, “La Ranita Freire”, visitara a Don Juan en su casa de Gral. Miguel Alemán, cuando se vieron se dieron un enorme abrazo, un abrazo de grandes amigos de toda la vida ¡Y cómo recordaron anécdotas sobre El Dictamen! En este diario se publicaron las primeras caricaturas de este notable periodista gráfico. Y así como a la Ranita Freyre, gracias a “El Dictamen”, a Don Juan Malpica Mimendi y a mi Directora General, Doña Bertha Malpica Martínez de Ahued, pude conocer y tratar a muchos grandes periodistas o enterarme de mil y una anécdotas respecto al periodismo. Que incluso, Doña Berthita  (como respetuosa y cariñosamente siempre le digo a mi Directora), me dice yo debería escribir un texto sobre todos esos aspectos. Y en función a la reflexión del día de hoy a:

“¡Qué temprano se me está haciendo tarde (o mejor dicho: se me hizo)!”. Trataré de hacer una recopilación de todo el buen anecdotario que me ha tocado vivir. Y digo recopilación, porque hablar de libro sería harto pretencioso de mi parte. Por lo que creo, le haré caso a mi Directora y uno de estos días comienzo el proyecto ¡Antes de que se haga más tarde! ¿A poco no?

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.