La canción premonitora de Serrat

Un buen amigo de toda la vida me envió ayer un WhatsApp...

Foto: Agencias

Un buen amigo de toda la vida me envió ayer un WhatsApp sobre una composición oportuna y premonitoria, visionaria y alarmante que escribiera Joan Manuel Serrat en 1973. Y me dice él, mi amigo, que hasta parece que la hubiera escrito “esta mañana”. Se las transcribo porque realmente está ¡De pelos!, pero no porque esté bueno el contenido, sino cuanto espeluznante:

“Vamos a continuarla con una canción que, a pesar de ser una vieja compañera del camino, a mí me gustaría no tener que cantarla, me gustaría que quedara obsoleta o que la realidad fuese otra. Pero tal y como van las cosas no parece que este sea el camino. Es una canción que se llama “Pare” y que más o menos dice: “Padre, padre dígame que le han hecho al río que ya no canta, que resbala como esos peces que murieron bajo un palmo de espuma blanca.
Padre, que el río ya no es el río. Padre, antes de que vuelva el verano esconda todo lo que tiene vida.
Padre, decidme qué le han hecho al bosque que no hay árboles. En invierno no tendremos fuego ni en verano sitio donde resguardarnos.
Padre, que el bosque ya no es el bosque.
Padre, antes de que oscurezca llenad de vida la despensa.
Sin leña y sin peces, padre tendremos que quemar la barca, labrar el trigo entre las ruina, padre, y cerrar con tres cerraduras la casa y decía usted, padre, si no hay pino no se hacen piñones, ni gusanos, ni pájaros.
Padre, donde no hay flores no han abejas, ni cera, ni miel. Padre, que el campo ya no es el campo. Padre, mañana del cielo lloverá sangre. El viento lo canta llorando.
Padre, ya están aquí… monstruos de carne con gusanos de hierro. Padre, no tengáis miedo, decid que no, que yo os espero. Padre, que están matando la tierra. Padre, dejad de llorar que nos han declarado la guerra.

¿VERDAD QUE ESTÁ DE APOCALIPSIS?
No obstante en 1973 la contaminación en todos los órdenes no se encontraba tal y como en el presente, que hasta en lo más profundo del mar océano se han encontrado plásticos (océano Pacífico, profundidad de 10,902 metros en el abismo “Challenger”, en la Fosa de las Marianas, el lugar más profundo de la corteza terrestre ubicado en el occidente del Pacífico). Lo expresado aquí por el afamado cantautor catalán, Joan Manuel Serrat, resultó por demás premonitorio. Hoy, no nada más es España la que se debate en la perdida de bosques y ríos, sino el mundo entero. Porque, es de todos sabido que aquí en México no cantamos nada mal las rancheras para eso de ir menoscabando a paso firme las superficies boscosas y selváticas, decreciendo éstas y aumentando las superficies de páramos y desiertos ¡Y ni se diga en convertir los ríos en cloacas! El mundo entero es testigo de esta terrible plaga en la que contribuimos todos los seres humanos.

LA INFINITA ESTUPIDEZ HUMANA
Si mal no me equivoco, la humanidad aun no llega del todo al punto sin retorno, todavía tenemos tiempo de enmendar, pero… somos demasiado obtusos, demasiado necios o, como tácitamente lo dijera Einstein: grandemente estúpidos, cuando expresara aquella frase de: “Dos cosas son infinitas: en universo y la estupidez humana; y yo no estoy seguro sobre el universo”.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.