En la opinión de Buenos Días…

ALGO AMABLE
El pasado domingo primero de septiembre fue el LXXXIV aniversario del natalicio de mi súper cuate el Padre Arturo López Islas, por lo que toda su feligresía acudió a las varias misas que se celebraron ese día en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, Príncipe de la Paz. La misa oficial fue la de las once de la mañana, que lució abarrotada la iglesia, pero, todos aquellos que no alcanzaron a ir a esa hora, se distribuyeron en todas las demás de ese día domingo, para rezar por el buen reposo del alma del padre, así como para reunirse la feligresía con otros conocidos y recordar con mucho cariño y agrado a este notable ser humano que dejó su buena huella en su paso por el mundo.

¡TODO LISTO PARA LA ENTREGA DEL EQUIPO! PARA QUE DIGA: ¡HASTA AQUÍ LLEGASTE!
Excuso decirles que hice honor a mi decir, que una vez desaparecido mi gran amigo, confesor y guía espiritual no me presentaría más en ningún templo católico a realizar ningún tipo de oficio de fe, salvo, eso sí, cuando “pele yo mis pollos” o dicho de mejor manera, cuando estire yo la pata, amén de que mis allegados tienen instrucciones de proceder a la incineración de mis restos mortales una vez obtenida el acta de defunción; y para efectos de aquello de “no te entumas”, se oficiará una misa con mis cenizas en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús y una vez terminado este ejercicio espiritual dejarán la urna correspondiente en el nicho que exprofeso compré en la cripta de ese lugar ¡Y colorín colorado! Procuro con esto ahorrar el debido tiempo a quienes quieran acudir a certificar que me quedo de una vez por todas en ese sitio, amén de que estaría a unos pasos de donde fue inhumado mi cuaderno de doble rayas, por lo que lo más seguro es que volvamos ambos a poder platicar, contarle al señor cura los últimos chistes colorados de los que se perdió por haberse adelantado en el viaje sin retorno y recordar como siempre los muy buenos momentos que compartimos.

CON LO ANTERIOR NO ES QUE ME QUIERA PELAR, PERO ¡NO DEBE UNO DAR LATA EN NADA!
Y, no estoy de escatológico y mucho menos de necrófilo ¡Para nada!, pero, debe uno ir dejando todo en orden a fin de no dejar broncas a nadie, sobre todo cuando no se tiene ni vieja, ni viejo y demonio y mucho menos hijos, por lo tanto ¡Todo en el debido orden! Pues no obstante nadie tiene la vida comprada, es por demás lógico que los ya “veteranos de la revolución” estamos en calidad de “canica” que los jóvenes, o sea ¡Más cerca de calacas! Pero, tal y como en una ocasión escuché por ahí, después de los sesenta ¡Todo puede pasar! Por lo tanto, no aplico la máxima aquella del borrachín que siempre andaba en el agua y la gente del pueblo le recriminaba tal condición y hubo algunos que se atrevieron a decirle que de perdido juntara dinero para su funeral. Y el borrachín, en actitud y expresión por demás irredenta respondía retador: “¡Pues el día que yo me muera y se les ocurra no enterrarme! ¡¡¡Les apesto el pueblo!!!”. Así que todo en orden.

EL PADRE ARTURO SIGUE VIVO EN LA MEMORIA DE MUCHA GENTE
Pero, no quería dejar pasar la semana sin hacer un afectuoso recordatorio del gran presbítero, el Padre Arturo, porque, como reza también por ahí un dicho: “Solamente se muera de verdad cuando se pierde el recuerdo de alguien”. Por lo tanto, el Padre Arturo sigue vivo en la memoria de un sinfín de personas que siempre lo apreciamos y tuvimos la oportunidad de convivir con él y saber de su enorme espíritu y gran apostolado para saber ser un gran amigo y grato camarada.

http://losbuenosdias.blogspot.com
correo: [email protected]

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.