La desintegración de la Eurozona estaría cerca

Según Pimco, la mayor gestora de bonos del mundo, la desintegración de la Eurozona está próxima y son cinco las fuerzas disruptivas que pueden golpear su economía y erosionar aún más la cohesión de una unión monetaria excesivamente artificial. Afirma que la creación del euro ha sido una decisión más política que de sentimiento real y que, probablemente, no contaba con el entusiasmo de unos pueblos diferentes que iban a compartir cada vez más responsabilidades y decisiones, una particularidad que puede ser peligrosa al enfrentarse a los problemas económicos inmediatos.

Nicola Mai, analista de Pimco, compara la unión europea con un matrimonio concertado donde la gente se casa y luego se enamora. Dos décadas después del inicio (de la zona euro), la unión en matrimonio concertado de los países de la eurozona parece inestable en el mejor de los casos, y ahora más todavía ante las nuevas fuerzas disruptivas mundiales, entre las que se encuentran el populismo, la tecnología, la demografía y una desaceleración en China, que podrían ser factores a considerar en los próximos cinco años, no sólo para la zona euro, también para la economía global que se está acoplando a la nueva normalidad, caracterizada por un bajo crecimiento, baja inflación y bajos tipos de interés.

La zona euro, con niveles elevados de deuda pública y privada, una población que envejece rápidamente y la evidencia de que las expectativas de inflación se están anclando a niveles muy deprimidos, podría estar propensa a sufrir una japonización, un estado de estancamiento a largo plazo. Además, la fragilidad económica y un sentimiento de unidad que goza de poco entusiasmo sugieren que la unión monetaria podría ser más vulnerable a las perturbaciones que otras áreas económicas.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.