Esports revoluciona el marketing

La última revolución del marketing son los “esports” (Competiciones de videojuegos), cómo lo vaticinó Jeff Bezos en 2015. Desde entonces ha evolucionado exponencialmente, tanto que en 2021 se asegura que crecerá el 98%. Según Newzoo, rebasaron el año pasado los 1,800 millones de dólares, de los cuales el 85% provienen del área de marketing; patrocinios, merchandising y publicidad.

Los esports se han convertido en la herramienta publicitaria perfecta para el posicionamiento de las marcas y en una tendencia para implementar nuevas estrategias de marketing. Representan una plataforma única y novedosa que llega a una gran audiencia. Hay cada vez son más personas viendo esports en Twitch, Youtube o Caffeine que en las series o escuchando música en HBO, Netflix o Spotify.

Sus eventos superan a las audiencias de competiciones deportivas, como Champions League, Final Four, o Super Bowl. Si se suma el público asistente a la final de los tres, 165.000 personas, no supera a los 174,000 asistentes a la final del Intel Extrem Master, en Katowice, ni las retransmisiones del evento.

La final del League of Legends superó a la final del Super Bowl, y todo indica que se impondrá a la final de la Champions League.

El tiempo dedicado al consumo de esports se ha multiplicado desde 2012, de 1,3 billones de a 2,4 billones de horas en 2013 y 6,6 billones en 2018. Y es que los esports representan un universo de oportunidades para las marcas pues se dirigen a una audiencia global y creciente, 100% digital, un mercado que está en creación por lo que el retorno de la inversión es elevado, y la experiencia del consumidor y el engagement son muy altos.

Sus expectativas son enormes, con un mercado laboral que exige nuevos perfiles profesionales, y con nuevas formas de conquistar a un público objetivo saturado de mensajes.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.