En huelga la General Motors en EE UU

United Automobile Workers (UAW) es un sindicato que representa a los trabajadores del sector en Estados Unidos, Puerto Rico y Canadá. Fundado por el Congreso de Organizaciones Industriales (CIO) en la década de 1930, creció aceleradamente hasta la década de 1950 y desempeñó un importante papel en el partido demócrata bajo el liderazgo de Walter Reuther (presidente 1946-70). Solía obtener altos salarios y pensiones, pero no pudo sindicalizar las plantas automotrices construidas por fabricantes con en el sur (japonesas como Toyota) después de la década de 1970, y su membresía se redujo. Sumado a esto, una mayor automatización, la revisión del TLCAN y una mayor globalizaciónle hicieron perder la fuerza que hoy quieren recuperar.

Esa es la razón principal de la huelga a la que el UAW convocó a los trabajadores de General Motors (GM) en EE UU, la primera huelga nacional en 12 años, que no se dio en el periódo del demócrata Barack Obama y estalla en la época del republicano Donald Trump. 49.000 trabajadores están en huelga, al romperse las negociaciones del nuevo contrato colectivo, firmado en 2015, cuya vigencia terminó el sábado pasado.

La empresa se comprometía a mejorar salarios e incentivos, crear 5.400 empleos e invertir unos 7.000 millones de dólares en ocho plantas, pero no fue suficiente para la UAW, que a través de su vocero Terry Ditter, criticó que los trabajadores estuvieron “al lado de General Motors cuando más los necesitaron” y que ahora batallarían por sueldos “justos”, una sanidad asequible, una parte de beneficios, seguridad en el empleo y una senda de permanencia a los empleados temporales.

GM tiene más de treinta centros en Estados Unidos, pero ha llevado a cabo importantes procesos de deslocalización para abaratar costes. En 2018, anunció una reestructuración que afectaría a cerca de 15.000 trabajadores y supondría el cierre de cinco factorías en EE UU y Canadá. Ha sido objeto de crítica del presidente Donald Trump, por los traslados de producción. Seguramente tiene un plan B.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.