California obliga a Uber y a Lyft a contratar a sus conductores

La Asamblea del Estado de California (similar a nuestra Legislatura estatal), dominada por los demócratas, aprobó con 56 votos a favor y 15 en contra la ley AB 5, que obliga a las empresas Uber y Lyft a que contraten a sus trabajadores como empleados, no contratistas independientes, otorgando a miles de trabajadores de California derechos laborales básicos.Esta legislación requerirá que estas empresas, practicantes del “gig economy” (economía compartida o de los pequeños encargos) cubran protecciones laborales y beneficios, como seguro de desempleo, subsidios de atención médica, baja maternal pagada, cobro de horas extras, vacaciones pagadas y un salario mínimo garantizado de 12 dólares a la hora.

Y lo más importante, estos empleados podrán formar sindicatos, lo que celebró, tuiteando una conductora de Uber, que organiza el sindicato Rideshare Drivers United.Los senadores de California también votaron con 29 a favor y 11 en contra de esta medida.

La propuesta regresó a la asamblea estatal para que los legisladores votasen algunas de las enmiendas al proyecto y está previsto que el gobernador de California, Gavin Newsom, firme el plan para convertirlo oficialmente en ley.La nueva ley desarma un modelo de negocio defendido por compañías como Uber y Lyft u otras compañías basadas en aplicaciones que confían en cientos de miles de contratistas independientes para ofrecer traslados en coche, entregar comidas a domicilio y completar otras tareas.

Los gigantes de viajes compartidos, servicios como Postmates, DoorDash y GrubHub también se verán afectados.

El tema se ha politizado, pues un portadoz de Lyft destacó que la compañía está preparada para llevar este tema a los votantes, pues el liderazgo político de su estado ha perdido una oportunidad de apoyar a una abrumadora mayoría de conductores de viajes compartidos que desean una solución reflexiva que equilibre la flexibilidad con un estándar de beneficios. Por su parte, Uber dijo que el proyecto de ley podría llevar a contratar menos conductores de los que actualmente admiten.

Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de El Dictamen.